Trabajadores latinos recuperan salarios

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a El Diario NY en Facebook

Trabajadores latinos recuperan salarios
De izquierda a derecha, aparecen Felipe Romero, Irma Juárez y María Corona, ex trabajadores de Flaum Appetizing que recibirán compensación por explotación laboral. Junto a ellos, a la derecha, Marty Kirchner, organizador de base de Brandworkers.
Foto: CRISTINA LOBOGUERRERO / EDLP

NUEVA YORK – Diecisiete trabajadores que fueron despedidos de una fábrica de productos kosher en Brooklyn, en 2008, celebraron ayer con júbilo el acuerdo a través del cual se les compensará por los salarios no devengados.

La reconocida compañía Flaum Appetizing, empacadora y distribuidora de comida kosher -ubicada en la sección de Bushwick- acordó pagar la suma de $577,000 en concepto de horas extras y beneficios que dejó de pagarle a los trabajadores, 15 de ellos de origen mexicano y dos salvadoreños.

“Me siento muy feliz”, expresó María Corona, de 36, que trabajó como empacadora durante cinco años -más de 60 horas semanales- sin haber recibido nunca el pago por tiempo extra.

La mujer, que es madre de cuatro hijos, explicó que “mas allá de la compensación monetaria, consideramos que es un triunfo para todos los trabajadores y una reivindicación a nuestro orgullo, por haber sido humillados y explotados por tanto tiempo”.

Los despidos se produjeron el 26 de mayo de 2008, luego que los trabajadores se afiliaran al sindicato Industrial Workers of the World y empezaron a reclamar por el pago de las horas extras.

El acuerdo del pago de compensación se concretó tras una ardua campaña realizada por el grupo de trabajadores Focus on the Food Chain, que en unión con la organización ortodoxa de justicia social, Uri L’Tzedek, lograron persuadir -el año pasado- a más de 120 tiendas y supermercados de la ciudad en donde se vendían los productos que distribuía Flaum, para que no se comercializaran más hasta tanto no se solucionara el problema laboral.

La acción, además, logró que Tnuva -la marca de queso kosher más grande del mundo- suspendiera sus relaciones comerciales con Flaum, constituyendo para la compañía, la pérdida de la fuente de ingreso más importante que poseía.

“Fuimos tienda por tienda”, recuerda Felipe Romero, de 30 años y padre de dos hijos -otro de los trabajadores despedidos. “Lo hacíamos con panfletos y explicábamos lo que nos había sucedido, fueron muchos los que se solidarizaron con nosotros”, expresó el hombre que laboró por ocho años en la fábrica, más de 70 horas semanales.

Para trabajadores como Irma Juárez, de 37 años y madre de tres hijos, el acuerdo es “un claro mensaje para otros empleados que estén siendo explotados, para que busquen ayuda y luchen por sus derechos laborales, sin importar su estatus inmigratorio”.

En enero pasado, la Junta Nacional de Relaciones Laborales, en Washington, falló en contra del intento de la compañía Flaum, de no pagar ningún tipo de compensación argumentando que la mayoría de los trabajadores no tenía documentos para trabajar legalmente en el país.

Daniel Gross, director ejecutivo de Brandworkers -una organización sin fines de lucro dedicada a defender los derechos de los trabajadores de la industria alimenticia- destacó que con la victoria laboral se está demostrando que “los ambientes de trabajo en este campo laboral, en donde se utilizan prácticas abusivas, se pueden trasformar a través de la organización de base, la lucha y el litigio”.

Ningún representante de la compañía Flaum devolvió llamadas a este rotativo para comentar sobre el acuerdo que beneficia a estos trabajadores.

Te recomendamos