Niegan último deseo a activista

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a El Diario NY en Facebook

Niegan último deseo a activista
Amigos y familiares de la activista Carmen Villegas le dan el último adiós frente a la iglesia Nuestra Señora de los Ángeles.
Foto: ELDPJosé Acosta

Nueva York – La Arquidiócesis de Nueva York decidió no concederle el deseo de volver a entrar a la iglesia Nuestra Señora de los Ángeles, en East Harlem, a la activista Carmen Villegas, por cuya apertura permanente ella luchó desde que el recinto religioso fue cerrado en 2007 hasta su muerte ocurrida el miér coles pasado, víctima de cáncer.

Joseph Zwilling, portavoz de la Arquidiócesis, dijo que hasta la mañana de hoy (ayer) “no hemos recibido la solicitud de la familia de usar la iglesia Nuestra Señora de los Ángeles para los funerales de Villegas, pero aparte de eso, dicha iglesia ha estado cerrada por más de cinco años”.

“Nuestras condolencias a la familia y amigos de Villegas, pero lamentamos informar que no vamos a poder abrir la iglesia Nuestra Señora de los Ángeles”, dijo Zwilling. “Entendemos que ella va a tener un oficio para su funeral en otra iglesia, y oraremos por el descanso de su alma”, agregó.

El juez Eduardo Padrón y los familiares de Villegas enviaron el viernes una carta al cardenal Timothy Dolan para solicitar que se dejara entrar el féretro y a quienes la acompañaron en su lucha por salvar esta parroquia.

Patricia Rodríguez, amiga y colaboradora de Villegas en los oficios religiosos que se realizan todos los domingos frente a la parroquia cerrada, dijo que ella estuvo junto a la activista el día antes de su fallecimiento, “y Carmen estaba sonriente”.

“Ella presentía su muerte, y mandadora como era, dejó instrucciones sobre el programa de su funeral y ella fue quien escogió la iglesia donde se hizo la misa de cuerpo presente”, dijo Rodríguez. “El legado de Villegas seguirá vivo y nosotros continuaremos realizando los servicios religiosos frente a su parroquia, hasta que la Arquidiócesis la abra”, agregó.

En la misa de cuerpo presente en la iglesia St. Catherine of Genoa, de Manhattan, el juez Eduardo Padrón, amigo de Villegas, describió a la activista como “puertorriqueña, cristiana, católica y sobre todo feminista, porque en todo lo que hacía ponía por delante que la mujer era igual que el hombre y debía respetarse”.

Durante la homilía, Monseñor Kevin Sullivan dijo que Villegas regresaría a su casa, “no la de East Harlem, sino a la de Dios Padre, en el Cielo, pero a la vez se quedará con nosotros. Ella luchó por la justicia, y vivió en caridad y compasión”, dijo el sacerdote.

Al final de la misa, el cortejo fúnebre se trasladó a El Barrio, hasta la iglesia Nuestra Señora de los Ángeles, frente a la cual colocaron el féretro y amigos y familiares de la activista rezaron y hablaron de Villegas.

En un momento muy emotivo, Margarita Barroso, amiga de Villegas, le entregó una rosa amarilla a la hermana de Villegas, María Inez Satterfield y le dijo: “La puerta de la iglesia está cerrada, pero la puerta del Cielo está abierta para Carmen”.

El acto incluyó la lectura del Salmo 23, el favorito de Villegas, a cargo de su sobrina, Michele Pérez-Dark.

Nuestra Señora de los Ángeles fue cerrada en 2007 por la Arquidiócesis de Nueva York, a pesar de las protestas de la comunidad de El Barrio que lideró la activista.

Desde ese momento y hasta hoy, sus feligreses se reúnen a sus puertas para orar cada domingo, un ritual que la propia Villegas inspiró y realizó hasta su muerte.

Carmen Villegas, de 58 años, fue una de las mayores defensoras de la comunidad latina de El Barrio. Ella luchó por mejorar los servicios de salud para los menos favorecidos y generar oportunidades para los jóvenes.

Te recomendamos