Temen expatriación masiva en RD

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a El Diario NY en Facebook

Temen expatriación masiva en RD
Decenas de dominicanos de ascendencia haitiana han realizado protestas ante una posible deportación.
Foto: EFE

SANTO DOMINGO — “No sé qué hacer ahora, porque yo nunca he ido a Haití. No conozco Haití. Soy dominicana”, aseguró Juliana Deguis Pierre, la mujer cuyo caso llevó al Tribunal Constitucional a evacuar una sentencia que niega la nacionalidad a los hijos de extranjeros establecidos en territorio nacional en forma indocumentada desde 1929.

De 28 años, la mujer que trabaja como doméstica en casa de unafamilia para ganarse el sustento, se encuentra sumida en la desesperación desde que la Junta Central Electoral (JCE) le negó la expedición de una cédula de identidad y electoral, alegando que sus progenitores, Blanco Deguis (o Dequis) y Marie Pierre, son indocumentados.

Juliana explica que necesita el documento para evitar una deportación por su condición de descendientes de migrantes haitianos y para poder asentar en el registro civil a sus hijos de 12, 10, seis y cuatro años de edad, quienes también son descendientes de padres de origen haitiano.

“Ahora no sé qué hacer”, insistía en sus declaraciones a EDLP por la vía telefónica. Explicó que la ACNUR se interesó por su caso y por la condición de apátrida en que la deja la sentencia del Tribunal Constitucional, una decisión que algunos juristas entienden de carácter definitivo por el órgano que la emitió.

Aunque Juliana trabaja como doméstica en la capital por un salario de $143 al mes su familia reside en la comunidad El Jovillo, de Yamasá, Monte Plata, a 72 kilómetros al nordeste. La decisión del Tribunal Constitucional afecta a cientos de hombres y mujeres de ascendencia haitiana, al ordenar a la JCE realizar una auditoría al Registro Civil del país desde 1929 hasta 2007 para proceder a asentar en un libro de extranjería a todas las personas cuyos padres estuvieran indocumentados al momento de declarar a sus hijos como dominicanos.

La sentencia levantó una ola de cuestionamientos contra del Tribunal Constitucional, encabezado por el jurista Milton Ray Guevara. Algunos la celebraron, como el director general de Migración, José Ricardo Taveras Blanco, quien la calificó de “histórica” y felicitó a los jueces que la emitieron.

“La decisión abre las puertas para resolver definitivamente un problema que mantiene una herida abierta en la sociedad dominicana, que se debate, entre el respeto de su estado de derecho en una materia tan delicada como la nacionalidad y el drama humano de personas que requieren de una solución definitiva a sus problemas de identidad”, dijo Taveras Blanco.

Destacó que la sentencia ratifica el criterio, “de que los hijos de transeúntes, en sentido estrictamente jurídico y migratorio, no se pueden beneficiar del ius soli (derecho de suelo) para reivindicar la nacionalidad dominicana”.

Dijo que la decisión “es irrevocable”, por lo que Migración está en la obligación de otorgar un permiso especial a Deguis Pierre.

También el presidente de la JCE, Roberto Rosario, defendió la sentencia. Dijo que los padres de Deguis Pierre son indocumentados “desde el punto de vista de los papeles requeridos para la nacionalidad dominicana”, aunque portaban una ficha que era otorgada por el Consejo Estatal del Azúcar (CEA), el desaparecido emporio estatal que administraba los ingenios y que contrataba miles de braceros haitianos.

“Si usted revisa la Ley 659, la Ley 6125, usted verá que el caso específico de la 6125 establece que todos los jornaleros o braceros al momento de ingresar a la República Dominicana, en el primer pueblo que ingresaran estaban obligados a hacerse de una cédula de extranjeros y que hasta que no tuvieran ese documento su estadía en la República no era regular”, señaló Rosario.

Te recomendamos