Vieja infraestructura hace de NYC una bomba de tiempo

Expertos aseguran que se necesitan $47,000 millones para reparar los problemas de tuberías, red de alcantarillado, entre otros

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a El Diario NY en Facebook

Vieja infraestructura hace de NYC una bomba de tiempo
La mayor parte de la línea de gas en El Barrio fue hecha con hierro fundido en 1887, hace más de cien años.
Foto: Archivo / EDLP
Nueva York – La muerte de ocho personas después de una explosión de gas en East Harlem esta semana ha vuelto a reabrir el debate sobre el mal estado de las infraestructuras de Nueva York, muchas de ellas centenarias, donde según algunos expertos se necesitan inversiones por $47,000 millones.

Vagones de metro con piezas demasiado antiguas para ser reemplazadas, 47 puentes bajo riesgo de fractura, un 30 % de las carreteras en mal estado o los problemas de tuberías o su red de alcantarillado, son solo algunas de las deficiencias detectadas en un informe publicado un día antes de la tragedia.

El laboratorio de ideas “The Center for an Urban Future” asegura en su estudio que “la mayor parte” de las tuberías, carreteras, puentes, pasos subterráneos y edificios públicos de la ciudad tienen más de cincuenta años, de ahí que puedan sufrir desperfectos o dejar de funcionar.

“Aunque es imposible hacer un desembolso tan grande de inmediato, las autoridades de Nueva York deben planteárselo a largo plazo y encontrar fuentes de financiación para hacerlo”, indicó a Efe uno de los responsables del estudio, Adam Forman.

Las infraestructuras de gas tienen, de media, más de 56 años, las de agua 69 años y las de alcantarillas 84 años, según el informe, que revela también que más de 1,000 kilómetros de la red de agua superan los cien años, mientras que de los 160 puentes centenarios de la ciudad, 47 se encuentran “en estado crítico”.

Aunque no se sabe con exactitud cuando se construyeron las tuberías de los edificios derrumbaron tras la explosión del miércoles, la mayor parte de la línea de gas en El Barrio fue hecha con hierro fundido en 1887, hace más de cien años, según publicaron diferentes medios.

“Cuando se pierden vidas, como pasó con los vecinos de El Barrio, nos damos cuenta de que mantener las infraestructuras en buen estado es una gran responsabilidad”, dijo hoy a Efe el concejal Ydanis Rodríguez, para quien resulta necesario conseguir esos $47,000 millones.

Las autoridades todavía no han podido acceder al sótano de los edificios afectados para determinar los motivos de la fuga de gas, pero independientemente de las causas exactas, esta nueva tragedia vuelve a poner de manifiesto la importancia de mejorar las infraestructuras, tal como ya ocurrió después del huracán Sandy.

Por su parte, el senador estatal Adriano Espaillat, también de origen dominicano, aseguró a Efe que “hay que invertir más” en la mejora de las infraestructuras, y advirtió que “si no se toman medidas” para mantenerlas en buen estado, “puede que se produzcan más muertes”.

“Se necesitan dólares del Gobierno federal y que el estado entienda la necesidad de reconocer el mal estado de las infraestructuras”, añadió Espaillat, para quien “no se puede consentir” que cloacas y sistemas de agua “en mal estado” causen accidentes e inunden las calles en la ciudad.

Para resolver el problema de las infraestructuras centenarias, el concejal Rodríguez explicó a Efe que promoverá una ley que obligue a todas las agencias de la ciudad a elaborar un informe anual sobre el estado de las infraestructuras que será centralizado por el Concejo Municipal.

“Independientemente de las causas exactas de la explosión, que aún se desconocen, no puede permitirse que haya instalaciones de gas, agua, túneles y puentes que, en algunos casos, cumplan más cien años de edad”, concluyó Rodríguez.

Por su parte, el experto del Center for an Urban Future dijo que si las infraestructuras están en mal estado se puede llegar a “situaciones extremas” como la de Harlem. Aunque sea “muy caro” mantener las infraestructuras en buen estado es “necesario” hacerlo y ninguna ciudad puede prescindir de ello, destacó Forman.

En este sentido, consideró esencial “priorizar”, saber qué es lo importante, y si no hay presupuesto suficiente, entonces se debe dar prioridad a la reparación y mantenimiento de infraestructuras viejas en lugar de construir nuevas.

Forman recordó que, durante la administración del anterior alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, se invirtió mucho dinero en la construcción de nuevas instalaciones, pero no tanto en la rehabilitación de las ya existentes.

Desde el laboratorio de ideas recuerdan también que después del huracán Sandy hubo un gran desembolso de dinero en las zonas afectadas, debido a la necesidad que exigía esa situación extrema, por lo que las infraestructuras en mal estado pasaron a un segundo plano.

Te recomendamos