Lunes 27 de Febrero 2017

La universidad tiene sentido, incluso en la cárcel

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a El Diario NY en Facebook

Antes de ser aceptado al programa del Iniciativa de la Prisión de Bard College (BPI), algo andaba terriblemente mal en mi vida. Cuando era adolescente, fui atraído a las calles porque quería escapar del abuso, las drogas, la pobreza y la violencia que se encontraban frecuentemente no sólo en mi casa, pero en la escuelas. Desafortunadamente, fue en las calles que me encontré con las mismas cosas de las cuales yo estaba tratando de escapar.

Es una amarga ironía admitir que a través de la prisión, el mundo se abrió ante mí. Cuando llegué a la cárcel, yo era un desertor de la escuela, sin ninguna esperanza o conocimiento. Entonces Bard College intervino y me ofreció una oportunidad significativa para cambiar. Juntos, los profesores, la directiva y los estudiantes crearon una comunidad educativa en el sitio más improbable.

La educación universitaria me ofreció una salida y restauré la creencia de que yo podía hacer algo por mi comunidad. Por primera vez en mi vida, yo era libre. Podía pensar. Podía ser valiente. Sentí remordimiento absoluto por mi crimen. Una vez despierto a mi potencial, busqué y quería un verdadero cambio en mí mismo y en el mundo.

Pensándolo bien, no es difícil ver por qué el método funciona. Por primera vez en mi vida había promesa. Tenía hambre de aprender y contribuir. Las clases de nivel universitario que tomé y la exposición a la gran literatura y los profesores me ayudaron a hacer frente a la vida en prisión y me despertaron de mi propia ignorancia. También aprendí sobre mí mismo, sobre el crimen que cometí, y mi lugar en la sociedad y la humanidad en general. Mientras más dominaba la lectura, la escritura y el lenguaje, más me convencía de que podía transformar la gama de la vida de emociones en acción positiva.

BPI cambió mi vida dramáticamente al ofrecer una vía a través de la cual he sido capaz de expresarme de manera efectiva con las palabras. Hoy estoy estableciendo mi carrera como dramaturgo y recientemente complete una beca a través del Programa de Dramaturgos Emergentes del Teatro Público. Mi escritura se centra en temas relacionados con el encarcelamiento, que reúne a las víctimas, sus familias, y los exreclusos a participar en el diálogo a través del teatro . También estoy trabajando para una organización sin fines de lucro que brinda apoyo para el reingreso del exconvicto.

De los 250 exdelincuentes que se han graduado de BPI en 12 años, sólo el 2.5% ha regresado a la cárcel. Por eso me uno a los que orgullosamente dicen que Estados Unidos es un gran líder. Pero el orgullo no nos debe dejar de tomar una mirada fuerte a cómo nuestro país trata a los reclusos. Hacer que la educación universitaria sea disponible en la cárcel, entre otras muchas cosas, ayuda a enseñar las habilidades de pensamiento crítico que los presos necesitan para tener éxito en el exterior.

Su éxito – mi éxito – no sólo ahorra dinero, sino que también ayuda a sanar las familias y las comunidades. Si aceptamos la propuesta por el gobernador Andrew Cuomo de financiar este tipo de programas, el estado de Nueva York tiene la oportunidad de ser un ejemplo brillante de lo que es posible cuando nuestro sistema de justicia penal verdaderamente se centra en la rehabilitación y la curación. En lo que todos podemos lograr cuando creamos una oportunidad para un cambio.

Te recomendamos