Fiscalía de NY estudia si investigará a sargento del NYPD

Al sargento Barry se le quitó su pistola e insignia

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a El Diario NY en Facebook

Fiscalía de NY estudia si investigará a sargento del NYPD
Deborah Danner sufría de enfermedades mentales.
Foto: Facebook

La Fiscalía General del Estado de Nueva York está considerando investigar al sargento que mató a una mujer de 66 años en el Bronx el lunes por la noche mientras sufría un episodio psicótico.

“Nuestra oficina está revisando el incidente para determinar si está o no dentro de la jurisdicción de la Fiscalía General de conformidad con la Orden Ejecutiva. Hacemos llegar nuestras más profundas condolencias a la familia de la Sra. Danner”, dijo en una declaración el vocero Fernando Aquino.

La orden ejecutiva que firmó el gobernador Andrew Cuomo reaccionando a la muerte de Eric Garner, le da a Eric Schneiderman jurisdicción para investigar las muertes de civiles desarmados por policías en la ciudad.

Ambos el comisionado de la Uniformada James P. O’Neill y el alcalde Bill de Blasio afirmaron que cooperaran con cualquier investigación que se haga sobre el incidente además de la que ya se está llevando a cabo internamente en el NYPD.

En una conferencia de prensa, De Blasio dijo que habló con la hermana de Debora Danner, Jenniffer quien según el Alcalde estaba “adolorida y todavía en shock”.

“Ella no esperaba escuchar balazos”, dijo De Blasio comentando que oficiales anteriormente habían llevado a Danner al hospital sin tener que acudir a violencia. La hermana estaba en el pasillo cuando su hermana murió.

Durante un desayuno ofrecido en la mañana del martes por el Citizens Crime Commission of New York City, el comisionado O’Neill dijo que el departamento “falló” en este incidente.

“Tenemos políticas y procedimientos sobre personas mentalmente perturbadas, y luce como que esos lineamientos no fueron seguidos”, indicó el Comisionado. Dentro de lo que quiere investigar la Policía es porque no usó una pistola táser que portaba.

El sargento Hugh Barry quien disparó a Danner luego que la mujer lo atacará con un bate, había recibido entrenamiento de desescalamiento según De Blasio. “Tenía las herramientas para lidiar con esta situación de una manera diferente”, afirmó.

Sin embargo el Alcalde hizo hincapié de que no es una ocurrencia común, considerando que el NYPD recibe alrededor de 150,000 llamadas anuales por personas en crisis de salud mental.

Al sargento Barry se le quitó su pistola e insignia y fue retirado de su puesto mientras se termina la investigación del NYPD. No es claro si la Fiscalía General lo investigará porque la orden ejecutiva no define qué significa estar armado. Si deciden no seguir con el caso porque la mujer estaba armada, el gobernador pudiera expandir la orden.

Algunos criticaron  al comisionado por decir que el NYPD falló tan rápidamente. El presidente de la Asociación de Sargentos Benevolentes Ed Mullins dijo que O’Neill debería darle a sus oficiales el beneficio de la deuda hasta que sean investigados completamente y todos los testigos hayan sido apropiadamente entrevistados.

“Lo último que quería el sargento Barry era envolverse en un balazo o taser. Pero el trabajo policial no es una ciencia exacta. Incidentes como este se desarrollan en minutos, y a veces segundos” expresó Mullins en una declaración donde añadió que espera que se implementen pólizas en el departamento para prevenir incidentes similares.

Entrenamientos CIT

Desde junio del 2015, 4,397 oficiales han pasado por el Entrenamiento de Intervención de Crisis (CIT por sus siglas en inglés). Este entrenamiento de cuatro días les enseña a los oficiales de la policía cómo comunicarse con personas con enfermedades mentales.

Mary Beth Anderson, directora del proyecto de Salud Mental en el Urban Justice Center, trabaja cercanamente con los oficiales que desarrollan el CIT. Aunque está impresionada con lo rápido que el NYPD ha entrenado a sus oficiales, encuentra la noticia dolorosa.

“Es un problema complejo. Hay oficiales que logran, hasta cuando están amenazados, traer a la persona en crisis en custodia y hay otros oficiales que por alguna razón sacan el arma de fuego”, expresó.

Ella espera que se pueda investigar si tal fuerza era necesaria. “Esto nos hace querer ayudar a la policía a buscar mejores soluciones para de manera segura de-escalar personas en crisis de salud mental”, añadió.

“Los miembros de la familias llaman porque quieren ayuda para calmar la situación y viene la policía y hacen lo contrario”, dijo Héctor Soto, profesor de justicia criminal en Hostos Community College.

Soton hizo referencia al caso de Luis Báez en el 1979 donde los policías lo dispararon en un parque mientras sufría un ataque psicótico.

Para Soto usar armas de fuego “debe de ser la última opción no la primera especialmente cuando saben que es una persona con un problema emocional y psicológico que es una persona que no va responder de la misma manera que las personas que no tienen esos problemas”.

Te recomendamos