¿Desigualdades? El problema puede ser su empresa

En los últimos años se han disparado las diferencias salariales entre personas con las mismas cualificaciones

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a El Diario NY en Facebook

¿Desigualdades? El problema puede ser su empresa
Un origen de la desigualdad es el creciente monopolio empresarial./Archivo

Educación, acceso al mercado laboral, demografía, oportunidades…. son tradicionalmente los orígenes de la creciente desigualdad económica y social y donde se centran las búsqueda de las soluciones a este grave problema.

Pero el problema puede estar en otro lado. En las empresas.

Así lo ha puesto de manifiesto recientemente el profesor de Harvard Richard Freeman para el insituto de investigación de caracter centrista Third Way bajo el intrigante título, “Historia de dos clones“.

Freeman habla de clones en el caso de dos trabajadores que no se distinguen el uno del otro en cuestiones de género, étnia, años de trabajo, familias culturalmente similares, conocimientos y capacidades. “En 2006 usted y su clón se han graduado en prácticas idénticas en la misma universidad y consiguen dos ofertas de trabajo, una en Facebook y otra en MySpace”, plantea.

Diez años después, Facebook es una empresa de éxito y uno de los grandes de Internet mientras que MySpace se quedó en una sombra de lo que era y de lo que pudo ser.

Uno tiene un salario alto, opciones sobre acciones y un futuro seguro mientras que el otro lucha por mantenerse a flote.

“Este experimento puede ser extremo pero las investigaciones que he hecho con mis colegas muestran que los ingresos de trabajadores que son casi clones laborales divergen mucho según el lugar de trabajo, por lo que esto puede ser un gran factor en la tendencia al alza de la desigualdad”, explica Freeman.

Este experto dice que la investigación para luchar contra la desigualdad hay que centrarla en cuestiones relativas al empleo que “los análisis convencionales no atieneden”.

En concreto, “en el potencial impacto de una recuperación débil de la Gran Recesión y el nacimiento de nuevas formas de arreglos laborales  como trabajos mediante agencias temporales, trabajadores que trabajan a la carta por llamadas –on call–, consultores o contratistas independientes, que permitan a las fuerzas del mercado restablecer el mismo salario por el mismo trabajo”.

No es la primera vez que se llama a renegociar el contrato social y laboral de un trabajo que es radicalmente distinto al de hace varias décadas.

Freeman llama la atención sobre el peligro de que EEUU evolucione a un “nuevo feudalismo económico en el que unas pocas pero grandes empresas, en las manos de los barones y las baronesas del dinero, dominen la economía, rodeados por una masa de trabajadores que tengan problemas para llegar a final de mes”

Este economista explica que si sus investigaciones son correctas, hay que trabajar para encontrar la manera de reenfocar el mercado para que los ingresos se igualen en medias de mercado. Su sugerencia es que haya políticas para aumentar la productividad de los negocios que tienen problemas en este ámbito. Porque el problema no es que unas empresas tengan éxito y otras fallen, eso siempre ha pasado y pasará, sino que unas compañías triunfan mientras otras se hunden en los mismos potenciales mercados y las diferencias entre unas y otras han crecido.

“Se necesita una mano invisible que ayude a evitar que EE UU evolucione a una nueva economía dual con un pequeño número de multinacionales gigantescas con gran capital intelectual pero pocos empleados mientras que crece una fuerza laboral en la periferia”.

 

Te recomendamos