Con su segunda paliza seguida a los Dodgers, los Cachorros están a un triunfo de la tierra prometida

Los Cachorros se van de Dodger Stadium con la esperanza de acabar la serie el próximo sábado en Wrigley Field y llegar a su primer Clásico de Otoño desde 1945

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue al Campeón de los Hispanos en Facebook
Con su segunda paliza seguida a los Dodgers, los Cachorros están a un triunfo de la tierra prometida

Los Cachorros de Chicago se colocaron a un triunfo de avanzar a su primera Serie Mundial desde 1945 luego de vencer a los Dodgers de Los Ángeles por 8-4 el jueves.

La victoria conseguida en Dodger Stadium le da al equipo de la “Ciudad del Viento” una ventaja de 3-2 en la serie que continuará el sábado de regreso en Wrigley Field.

El bullpen de los Dodgers falló por segunda noche consecutiva y en esta ocasión un desfile de seis relevistas sucumbió ante el poderío ofensivo del cuadro de Chicago, que había despertado el miércoles tras 21 innings seguidos sin carrera.

El juego comenzó complicado para los Dodgers cuando los Cachorros tomaron la ventaja en la primera entrada. El daño lo hizo Anthony Rizzo al conectar un imparable que impulsó a Dexter Fowler, quien había abierto el juego con imparable contra el pitcher abridor Kenta Maeda, quien debió utilizar hasta 30 lanzamientos y 18 minutos para completar el capítulo.

El esfuerzo que realizó el serpentinero japonés terminó por pasarle factura muy temprano en el juego. Maeda fue retirado del montículo cuando llegó a las tres entradas y dos tercios de labor luego de haber acumulado 76 lanzamientos con tres imparables; repartió seis ponches a cambio de regalar dos bases por bolas.

Aunque su cuenta de lanzamientos ya era alta, el momento del cambio por el relevista Josh Fields dejó perplejos a muchos aficionados, ya que con dos outs en la pizarra, el siguiente bateador de Chicago era el pitcher Jon Lester.

Los Dodgers empataron el marcador en la parte baja de cuarto episodio con un doblete de Howie Kendrick, quien después  se robó la tercera base. En un principio, el umpire de la antesala, Eric Cooper, marcó out, pero tras revisarse la acción en repeticiones de video, la decisión fue revertida. Kendrick logró pisar la registradora con un rodado de Adrián González a la segunda base.

Los Cachorros volvieron a tomar la ventaja en el sexto inning con un cuadrangular productor de dos carreras de Addison Russell sobre el relevista Joe Blanton poniendo el juego 3-1. Para el parador en corto de Chicago este fue su segundo jonrón en dos noches consecutivas.

Octavo inning letal

Chicago se despegó y enterró a los Dodgers en la octava al fabricar cinco carreras más. La primera de ellas fue a causa de un error mental del relevista Pedro Báez, quien olvidó correr a cubrir el cojín de la inicial en un roletazo profundo a la primera base. Mientras la jugada se desarrollaba, el corredor de Chicago que se encontraba en la tercera, Russell, se descolgó sin problema alguno a la registradora.

La estocada final en ese inning la dio Javier Báez al conectar un doblete con la casa llena que produjo tres anotaciones. El demoledor tablazo sobre la cabeza de Yasiel Puig vino a un lanzamiento del relevista Ross Stripling.

En la novena entrada los Dodgers timbraron dos veces la registradora atacando al relevista cubano Aroldis Chapman, pero el rally se quedó corto. Antes, en la octava, los Dodgers embasaron a sus primeros dos bateadores contra Pedro Stop, pero el incipiente ataque fue enfriado por la rola de Corey Seager para doble matanza, antes de un doble productor de Carlos Ruiz.

Este sábado, el as del pitcheo de los Dodgers, Clayton Kershaw, tratará de mantener vivo a su equipo cuando salga a lanzar el sexto partido de la serie en Chicago. Kyle Hendricks será el abridor de los Cachorros, que están a solo un paso de la tierra prometida.

Te recomendamos