¿Está listo tu auto para encarar el otoño y invierno?

Vocero de la AAA ofrece recomendaciones básicas que evitan accidentes y contratiempos durante los días fríos y lluviosos

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue al Campeón de los Hispanos en Facebook
¿Está listo tu auto para encarar el otoño y invierno?

El preparar el auto durante el otoño para un funcionamiento óptimo en el invierno es una de las tareas principales de todo conductor.

Y es que  como señala en un comunicado Rich White, director ejecutivo del Car Care Council, “octubre es el mes ideal para darle al auto un poco de atención adicional antes de que llegue el duro clima invernal. Esto ayudará a evitar dolores de cabeza ante una costosa reparación de emergencia más adelante”.

“Es importante tener un vehículo que funcione bien, especialmente durante la época invernal del año, cuando el clima de bajas temperaturas puede hacer que las partes débiles del auto, tales como la batería y los limpia parabrisas, operen mal”, dice por su parte Jeffrey Spring, vocero de la Asociación Americana del Automóvil (mejor conocida por sus siglas de AAA) en el Sur de California.

Y aunque esta agencia no ve durante la temporada otoño e invierno una diferencia notoria en el número de accidentes debido al mal mantenimiento del auto en comparación con el verano, Spring denota que sí se incrementa el número de llamadas por baterías muertas, ya que “el frío puede tensar las baterías viejas hasta que fallan”.

Otro contratiempo que se da son los accidentes cuando los vehículos derrapan, ya sea por falla el funcionamiento de los frenos o  por neumáticos (o llantas) que están desgastadas.

Para evitar estos incidentes, que además congestionan las calles y autopistas, la AAA recomienda poner en práctica regularmente estos cuatro simples cuidados del automóvil y, especialmente, al aproximarse los días invernales:

1- Verificar que los neumáticos no estén desgastados y tengan el nivel óptimo de presión o aire

“El 83% de los estadounidenses no saben cómo inflar sus neumáticos correctamente, según dice la Asociación de Fabricantes de Neumáticos”, señala Spring. “La presión en todas las llantas, incluyendo la de repuesto, debe verificarse cada mes con un medidor de calidad cuando los neumáticos están fríos”.

Los niveles de presión adecuados para cada las llantas delanteras y traseras, de acuerdo con el tipo de auto, se encuentran en el Manual del Usuario o la etiqueta que los vehículos traen en la jamba de la puerta del lado del conductor.

“La presión de los neumáticos y el desgaste de las llantas son importantes en el invierno ya que si están por debajo de los niveles recomendados, el vehículo puede ser más difícil de controlar en la carretera mojada con agua de lluvia o cubierta por hielo o nieve debido a la reducción de tracción”, explica Spring.

Para medir la profundidad del dibujo de las llantas se recomienda introducir una moneda de centavo en una de sus ranuras, y si la parte superior de la cabeza de Washington queda expuesta llegó el momento de compras nuevos neumáticos.

“Hay que verificar también que el desgaste de las llantas este igual. Al estar desigual, esto indica que  puede haber problemas de suspensión, desbalance de llantas o ruedas o de mala alineación que necesitan ser abordados”, explica el vocero de la AAA.

Las llantas deben estar con su nivel óptimo de aire o presión, así como de desgaste.
Las llantas deben estar con su nivel óptimo de aire (o presión), así como de desgaste./Shutterstock

2- Verificar si la batería está cargada con sus niveles óptimos

Las temperaturas extremas del invierno hacen que las baterías se descompongan internamente, acelerando la velocidad de la corrección en los terminales de éstas, lo cual conduce a una energía eléctrica insuficiente, así como al riesgo de quedar varados sin previo aviso.

“En cada cambio de aceite se debe revisar que las cables conductores de la electricidad estén bien conectados a las terminales de la batería y limpiar todo signo de corrosión”, dice Spring.

La mayoría de las baterías de coche tienen una vida útil de tres a cinco años, dependiendo de los patrones climáticos y el uso del vehículo. Si la batería se está poniendo viejo, será necesario que un  taller de reparación de automóviles determine si necesita ser reemplazada.

La batería debe revisarse para saber si los cables de transmisión de la energía están bien conectados y si las terminales tienen signos de corrosión.
La batería debe revisarse para saber si los cables de transmisión de la energía están bien conectados y si las terminales tienen signos de corrosión./Shutterstock

3- Mantener los limpiaparabrisas en buen estado, así como el funcionamiento de su motor

Inspeccionar mensualmente los limpiaparabrisas es básico para evitar los contratiempos por impedimentos de visibilidad.

“Particularmente, antes de comenzar los días lluviosos del otoño e invierno, hay que comprobar que su caucho o goma no esté desgastada, rota o rígida”, especifica Spring. “Esta revisión es importante porque los días de calor extremo pueden dañar los limpiaparabrisas y, al no cambiarlos, no retirar de forma adecuada el polvo y los residuos que se acumulan en el parabrisas; así como el agua de los días lluviosos, algo que compromete la visión y la seguridad del conductor”.

Se estima que la vida del caucho de los limpiaparabrisas es de seis a 12 meses, dependiendo de su exposición al calor, suciedad, luz del sol, lluvia ácida y ozono.

Las rayas de suciedad o agua que quedan marcadas en el parabrisas, así como castañeteo, son pistas comunes que indican que el caucho está roto o desgastado y necesita ser reemplazo.

Hay que cambiar las gomas de los limpiaparabrisas para tener buena visibilidad y evitar accidentes.
Hay que cambiar las gomas de los limpiaparabrisas para tener buena visibilidad y evitar accidentes./Shutterstock

4- Revisar el tanque del líquido lavaparabrisas

El nivel del líquido lavaparabrisas debe revisarse cada mes y en las áreas donde las temperaturas bajas a niveles extremos hay que utilizar una solución que no se congele.

Te recomendamos