Brooklyn Bridge Park cambia sin prisa pero sin pausa

Un parque privilegiado que no deja de mutar y que, pese a su popularidad turística, emana el sosiego único de los jardines con 'waterfront'

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue al Campeón de los Hispanos en Facebook
Brooklyn Bridge Park cambia sin prisa pero sin pausa
Una enorme escultura con la palabra 'Understanding' ('comprensión, entendimiento') preside el Pier 6 del Brooklyn Bridge Park.
Foto: Marta Ramírez / El Diario

Brooklyn Bridge es mucho más que uno de los puentes más famosos de la Gran Manzana, es también un parque que está cambiando a pasos lentos pero seguros y que sirve de zona de recreo y sosiego para vecinos y visitantes.

El miércoles se dio el pistoletazo de salida a la recta final del proyecto de mejora de este jardín que, con la construcción de “Greenway Terrace”, en el Pier 3, contará con 5 nuevos acres de parque y nuevas áreas para todos los públicos. Habrá que esperar hasta la primavera de 2018 para corretear por esta nueva pradera.

Afortunadamente, este rinconcito que bordea la orilla de oeste del barrio de Brooklyn Heights ya cuenta con muchas papeletas para convertirse en el parque favorito de cualquier neoyorquino.

p1010874
Brooklyn Bridge Park se compone de seis muelles que van dando a paso a zonas verdes, juegos para los niños y las mejores vistas del Bajo Manhattan / Marta Ramírez.
p1010869
El parque tiene aún zonas en construcción aunque según la ciudad está completo al 90% / Marta Ramírez.

De pier en pier

El parque -de 85 acres de extensión- tiene muchas bondades que lo hacen especial pero, sin lugar a dudas, el principal atractivo para los turistas son las impresionantes vistas del Bajo Manhattan. Desde Brooklyn Bridge Park se pueden observar el conjunto de rascacielos posiblemente más fotografiado del mundo, sin olvidar el imponente puente de Brooklyn y la Estatua de la Libertad.

Los neoyorquinos, que también disfrutan de esta panorámica de ensueño, van un poco más allá y recorren el parque de norte a sur para sacar provecho de otras maravillas, menos vistosas pero más apetecibles para quien busca algo más que una foto.

p1010859 p1010842

p1010857 p1010850

El parque puede caminarse de norte a sur, pasando de la zona más popular y turística a otra menos transitada, donde entre semana es fácil encontrarse solo, escuchando nada más que el ruido del agua, del aire y los pájaros. Este itinerario pasa de muelle en muelle (o de ‘pier‘ en ‘pier‘), ofreciendo diferentes ambientes sin salir del mismo parque.

Comenzando en el Pier 1, bajo el Brooklyn Bridge, se encuentran los puntos más importantes para los turistas pero que un buen neoyorquino también debe conocer. En este muelle se toma el ferry que viaja ‘uptown’ por el East River y hay varios restaurantes, entre ellos el Brooklyn Ice Cream Factory, una legendaria tienda de helados que bien merece una visita.

El Pier 2 se caracteriza por su presencia deportiva. Tiene 5 acres de pistas (de baloncesto, balonmano, patinaje…) abiertas a todos los públicos de 6 a.m. a 11 p.m.

p1010829 p1010831

El Pier 3 está ahora en boca de todos. El miércoles comenzaron las obras que aumentarán el tamaño del parque y que levantarán en este muelle 5 acres nuevos de jardín, con una enorme pradera y un laberinto con piezas históricas escondidas en la atracción. El proyecto tiene un presupuesto de $26 millones y espera estar abierto al público la primavera de 2018.

Brooklyn Bridge Park
El proyecto del Pier 3 incluye una gran pradera central y un laberinto.

Leticia Moral se mostró muy contenta con la iniciación de las obras porque cree que los diferentes ambientes del parque le aportan originalidad y lo hacen único.

“Lo bueno de este parque es que es una combinación de varios espacios. Esta área tiene una mezcla muy bonita de la naturaleza, con el jardín, el agua, el aire y los patos. También hay arena y columpios. Para las familias es maravilloso, pero también si quieres hacer deporte o hacer picnic”, explicó esta mexicana que trabaja por el área.

“Esta zona, por el pier 3, está más tranquila y de lunes a viernes no hay mucha gente y eso deja espacio para correr, relajarse… Me parece muy bien que continúen construyendo nuevas atracciones para mejorarlo porque los parques cerca del agua son especiales. Hay que sacarles partido”, declaró convencida esta vecina de Washington Heights, que trabaja como baby-sitter.

Leticia Moral es mexicana y lleva 10 años viviendo en Nueva York / Marta Ramírez.
Leticia Moral es mexicana y lleva 10 años viviendo en Nueva York / Marta Ramírez.

Para dar fe de lo que explicaba Leticia, uno debe visitar el Pier 4. Este no es un muelle convencional, sino que se ha convertido en una playa donde suelen descansar un numeroso grupo de patos.

A esta altura del parque hay también una zona de vegetación tupida, donde por un momento se dejan de ver los constantes edificios y se silencian los autos que circulan por la autopista de Brooklyn Queens Expressway.

p1010837 p1010821

El parque acaba con los pier 5 y 6 que, gracias a su distanciamiento de las zonas más populares, gozan de un extra de paz. Además de las típicas canchas deportivas, zonas de picnic y mesas para descansar con vistas imponentes.

El parque cierra con otra área ajardinada sobre el último muelle, a la altura de Atlantic Avenue, una zona privilegiada por su tranquilidad y belleza pero también por un barrio que no es apto para todos los bolsillos, como nos contó Gigi.

p1010816 p1010804

Un parque que no se queda quieto

“Esto es la élite de Brooklyn. Estas casas están muy revalorizadas y antiguamente no eran más que factorías. Afortunadamente el parque es público y está abierto para todos. Ahora está lleno de turistas pero también vienen vecinos o gente como yo, que vive por otras áreas, porque esta zona es privilegiada para familias, solteros, gente con mascotas… ahora con las obras cambian el parque y va acogiendo las necesidades de todos”, contaba Gigi, una dominicana que paseaba por el ‘waterfront‘.

“Yo trabajo cerca pero curiosamente llevaba tiempo sin venir, al menos cuatro o cinco años. Ahora hay muchas atracciones nuevas así que vine a por una nueva aventura. Nada de esto estaba la última vez, era mucho más desértico y había muchas más obras. Con Sandy también se tuvieron que cambiar muchas cosas y la verdad es que ha mejorado muchísimo”, continuó esta vecina de Manhattan.

Entre estas atracciones se encuentra el extenso calendario de eventos que tiene lugar en el Brooklyn Bridge Park.

Este domingo puedes apuntarte a una guía a pie por toda la orilla del East River o a un taller para aprende a hacer grabado de aves con la artista Hilary Lorenz, una experiencia artística única en un escenario natural excepcional.

p1010794 p1010799

Te recomendamos