La columna de Ginóbili: “Todavía puedo darle cosas al equipo y sumar”

El argentino afirma que todavía tiene un rol importante con su equipo en esta nueva temporada de ]NBA y que no puede bajar los brazos

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue al Campeón de los Hispanos en Facebook
La columna de Ginóbili: “Todavía puedo darle cosas al equipo y sumar”

Estoy contento de estar de nuevo en esta situación, arrancar una temporada más en la NBA. La verdad es que estoy disfrutándolo y tratando de estar en la mejor condición posible. Cuidándome, buscando estar sano, tratar de ayudar al equipo. Es un comienzo con varias emociones, porque la incorporación de Nico (Laprovittola) lo hace un poco más particular, porque no sucedía tener un connacional en el equipo desde que Fabri (Oberto) se fue, en 2009. Además, hay una diferencia de 13 años entre Nico y yo, por eso es que voy a tener un rol distinto del que tenía con Fabri. Y la verdad es que me siento muy contento de que se haya quedado en el equipo. Pero también es una pena lo de Pato (Garino), que estuvo muy cerca, hizo un gran trabajo, pero no se dio esta vez. Como es unos años más chico, recién salido de la universidad, va a tener múltiples oportunidades, sin duda. Pero estar acá, romperse el lomo estas siete semanas. Uno sueña con que se cumpla el deseo. No ocurrió, pero por lo menos sí sucedió con Nico. Por eso me siento contento por un lado y algo triste por el otro. Pero confío en que con el tiempo Pato va a terminar metiéndose en la NBA.

Nosotros en esta temporada vamos a tener que adaptarnos a pequeños cambios, por ejemplo en los internos. Está claro. Quedó LaMarcus (Aldridge), pero la verdad es que es seminuevo. Hay que encontrar esa unión, esas sociedades que se arman entre grandes y pequeños y acostumbrarse a jugar juntos. Pero en líneas generales el equipo se mantuvo. Hay que meterlo a Pau (Gasol) cuanto antes dentro del sistema. Que se sienta cómodo, involucrarlo. En la segunda unidad, entre (Dewayne) Dedmond, (David) Lee y (Davis) Bertrans, quienes sean los que más jueguen, tendremos que hacer lo mismo y acomodarnos a jugar todos juntos. Hay que tomarse las cosas con calma, hacerlo con tiempo. El resto va a andar bien.

Será una temporada intensa como todas y todos pretendemos ganar. Los otros equipos también se reforzaron y van a querer lo mismo que nosotros. Y es lógico que todo el mundo hable, como corresponde de Golden State y Cleveland, porque es el último campeón y el otro hizo el récord de victorias y sumó a Durant. Ahora bien, nosotros, como siempre, tenemos nuestras chances. Tenemos que trabajar y nada será fácil. Pero hay que construir de a poquito hasta llegar a abril, mayo y junio de la mejor manera posible.

Todos estamos esperando ver qué pasa con los equilibrios de las conferencias, aunque me parece que no cambió tanto respecto de la última temporada. Desde los Lakers de Gary Payton, Karl Malone, Kobe (Bryant) y Shaq (O’Neal) que no se concentraban tantas figuras como ahora tienen los Warriors. Golden ya fue el foco de atención y ahora sumó a Durant, por eso es normal que todos los miren. Pero el resto de los equipos no son para menospreciar. Los Clippers resultan siempre durísimos. Nosotros vamos a estar duros. Hay que ver qué sucede con Chicago ahora con los cambios. Boston va a ser intenso en el Este. En el Oeste, vamos a ver cómo terminan jugando Houston y Dallas con los dos cambios que hubo. Oklahoma City es el que lo va a sufrir, vamos a ver cómo reemplaza a Durant. Creo que en el Este, Cleveland, Boston y Chicago serán los que más atención llamen hoy. Es un poco más volátil el Este. En el Oeste veremos.

Pero también va a tener un sabor especial este año porque habrá otro argentino más en la NBA. Era una situación totalmente inesperada para nosotros hace cinco meses. Sobre el final de la temporada no creíamos que pudiera haber chances de que se sumara alguno más. No porque falte calidad, sino porque no se había hablado mucho de jugadores argentinos que pudieran arribar. Es raro que un jugador pase de la Liga a la NBA. Todos creíamos que Nico Brussino podía tener su futuro NBA, pero esperábamos algo más profesional en Europa para después hacer un salto. Fue sorpresa hasta para él. Él mismo lo dice, cuando habla al respecto. Terminó ganándose un lugar acá y es buenísimo que haya dos nuevos. Dos a quienes podamos compartirles la experiencia. Son dos ciudades más en las que tenés alguien conocido. Está muy bien y esperamos que dentro de poco con Pato (Garino) y dentro de un año o cuando sea con Facu Campazzo sigan cayendo…

Hay varios condimentos extras en esta temporada que va a comenzar, porque mucho se habló de los nuevos contratos de TV y que eso podía cambiar las fuerzas de las franquicias. En quince partidos vamos a ver cómo se acomodan los equipos. Lo de Kevin Durant hizo claramente a un equipo (Golden) más candidato de lo que era y bajó las expectativas de otro (Oklahoma). Ahí hubo un pequeño cambio, eso es evidente. Pero en el resto, en cuanto a Conferencias, Horford pasó de Atlanta a Boston, que subió un poco más en cuanto a nombres. Atlanta puede haber bajado, pero fue Howard. Cleveland sigue siendo lo que era. Vamos a ver si se alteran los equilibrios, de acuerdo a lo que venía pasando.

En lo personal, la verdad que estoy muy tranquilo con lo que va a venir. Es que siento que todavía puedo colaborar y el equipo todavía necesita lo que yo le doy, aunque se lo doy cada vez menos o en menos ocasiones. Pero siento que todavía tengo un rol importante. Siento que no soy un coach, por decirlo así. O no soy sólo mentor, puedo darle cosas al equipo y sumar. Eso me mantiene alerta, activo y, entre comillas, “joven“. No puedo bajar los brazos porque soy el tercero más viejo de la NBA. Mentalmente estoy más tranquilo, pero en el día a día, quiero producir, ayudar, ganarme los minutos en la cancha y todo lo que siempre hice.

Eso me mantiene con el desafío alto, con la guardia alta.

Te recomendamos