Estereotipos raciales conforman la imagen de vivienda pública de NY

Resta por ver si los neoyorquinos ven con otros ojos a NYCHA

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue al Campeón de los Hispanos en Facebook
Estereotipos raciales conforman la imagen de vivienda pública de NY
Vista de uno de los complejos de vivienda Pública en Harlem.

Una aguda crisis está obligando a los Estados Unidos para enfrentar el racismo de su pasado y presente, desde actos manifiestos de odio a las injusticias más sutiles que conforman nuestra sociedad. Por más de 16 semanas, City Limits y Enterprise Community Partners cuenta con el punto de vista de prominentes neoyorquinos sobre cómo la raza y la política de vivienda se cruzan para crear un legado que cada uno de nosotros debe enfrentar, y el camino a seguir que debemos tomar juntos. Estos no son necesariamente criterios que avalamos. Pero son puntos de vista que consideramos firmemente que son importantes compartir con los demás.

Aquí este artículo que forma parte de la serie.

El sistema de vivienda pública de Nueva York es complicado, antiguo y elemental. Para ordenar el sistema y preservar este fundamental recurso de vivienda (el hogar de aproximadamente medio millón de neoyorquinos), tenemos que explorar los sesgos históricos incorporados, que dieron forma a la política pública relacionada con la Autoridad de Vivienda de la Ciudad de Nueva York (NYCHA).

La vivienda pública se inició en la década de 1930 como una estrategia urbana para limpiar los barrios pobres, poner a la gente a trabajar, y crear una nueva visión de la vida urbana. Neoyorquinos blancos (italianos, Judíos, irlandeses, etc.) constituían la mayoría de los residentes de NYCHA hasta finales de la década de 1950, la mayoría de los cuales estaban muy ansiosos de dejar atrás la estrechez de los apartamentos por los modernos edificios con ascensor. Todos los complejos de NYCHA, como resultado del activismo por los derechos civiles, fueron también racialmente integrados (en diversos grados) en la década de 1950. Los administradores cuidadosamente seleccionaban las familias de inquilinos, blancos y de las minorías, para asegurarse de que reflejaran los ideales nacionales tradicionales. La vivienda pública era, por lo general, un programa popular entre el público, los políticos y la mayoría de los defensores de la vivienda.

Esta época dorada ya mostraba signos de tensiones a finales de la década de 1950 cuando los blancos empezaron a dirigirse hacia viviendas privadas más caras en los suburbios, los críticos de diseño criticando los típicos bloques de torres de ladrillo rojo y en los nuevos proyectos relocalizando a algunos de los desarraigados de su construcción. La concentración prevista de viviendas públicas en los barrios más antiguos, que había sido visto como una mejora urbana incuestionable, fue atacada por muchos líderes y trabajadores sociales ya que algunas familias de las minorías se vieron obligadas a mudarse varias veces a causa de la eliminación de los tugurios.

A finales de la década de 1950 la vivienda pública se volcó a la minoría mayoritaria (Negros y Puertorriqueños). Dado que la mayoría de estos estaban siendo desplazados de las viviendas y otros proyectos de renovación urbana que en ese momento eran minoría, y se enfrentaban a las limitadas opciones en un segregado mercado de vivienda, las solicitudes de familias minoritarias eran mucho más numerosas que las de los blancos. Los controversiales intentos de NYCHA en la década de 1950 para promover en los complejos una ingeniería social racialmente “equilibrada” (no sólo integrado) fracasaron. La desindustrialización de la ciudad y la continua segregación ocupacional que de manera desproporcionada afectó a los nuevos residentes minoritarios en las décadas de 1960 y 1970, llevó a un aumento lento pero constante a las familias dependientes del bienestar social al sistema de vivienda pública.

La tendencia era clara, como lo fue en otras ciudades: la vivienda pública se convirtió en la vivienda de las minorías, para aquellos que no eran tomados en cuenta por las políticas públicas y eran segregados ocupacional o residencialmente del motor del crecimiento económico de Estados Unidos. Los complejos de NYCHA tenían la masa de arrendatarios de clase obrera más grande que la mayoría de las ciudades de Estados Unidos, donde se mezclaban los puertorriqueños y negros (y algunos blancos), pero la imagen y la realidad de la vivienda pública ha cambiado. El programa, en todos los niveles de gobierno, entró en declive permanente y los políticos trataron de distanciarse de lo que la mayoría de los estadounidenses veían como un programa social minoritario fracasado.

Desde la década de 1960, más o menos hasta el presente, lo que el público y muchos políticos ven y oyen sobre la vivienda pública reafirma este sentido de NYCHA a diferencia de otros programas de vivienda asequible en la ciudad. Los periódicos de la ciudad se han centrado durante décadas casi en su totalidad sobre la delincuencia, la descomposición social y los déficits presupuestarios en NYCHA. NYCHA puede haber continuado en seleccionar a las familias trabajadoras, dando mantenimiento a sus complejos de vivienda mientras que otros los derribaron, y buscado nuevas fuentes de financiación, pero la reputación cada vez menor de la vivienda pública en general, y los documentados retos de administración de NYCHA, crearon una imagen negativa sobre los “proyectos” en los cinco condados.

Esta imagen persistente de la vivienda pública, como un lugar solamente para pobres, dependientes de la asistencia pública, donde solo familias de minorías viven, es simplista. NYCHA hoy en día, por ejemplo, cuenta con una gama de minorías étnicas (el resultado de la inmigración posterior a 1965) y la mitad de las familias son “familias trabajadoras”. Pero la imagen supera a la realidad. El infeliz residente de NYCHA en un apartamento en ruinas, gritando en una reunión comunitaria, o de duelo por la muerte de un niño, el pilar de la bien intencionada cobertura de NYCHA ha generado sorprendentemente poca simpatía por parte del público en general. Insensible a estas imágenes, la mayoría de los neoyorquinos probablemente piensan que la rehabilitación de NYCHA es imposible.

Como resultado, la desinversión federal en NYCHA por una suma de miles de millones en las últimas dos décadas no se ha cumplido por la presión pública para una inyección de fondos de capital de la Ciudad o del Estado de Nueva York. El Alcalde De Blasio tiene, en su haber, la mejora de la situación financiera de NYCHA al recortar los costes de seguridad (y algunas otras necesidades), pero la mayor contribución hasta el momento a las necesidades de capital insatisfechas de NYCHA de $ 17 mil millones de dólares ha venido de la FEMA (aproximadamente $ 3 mil millones) . Tuvo que haber un huracán devastador, por desgracia, para liberar esos fondos.

Los gobiernos municipales y estatales, desde la década de 1980, mientras tanto, han encontrado decenas de miles de millones de dólares para la construcción y preservación de la vivienda “asequible”, pero NYCHA está excluida en gran parte de estos fondos de conservación. Entre las razones para dejar a NYCHA afuera se citan: la popularidad comparativa de los programas de vivienda asequible de gestión privada, que sirve una variedad más amplia de grupos de ingresos / étnicos que en la vivienda pública; una vana esperanza para la restauración de los fondos de capital de vivienda pública federal que aliviará la ciudad o el estado de cualquier responsabilidad; y, por último, la creencia de que más allá del ahorro, NYCHA es así, que las inversiones se perderían.

El resultante de la sabiduría tradicional se puede resumir de la siguiente manera: las personas, los pobres, las minorías viven en un decadente e insalvable  sistema de la vivienda pública; los “ganadores de la lotería” y una étnicamente más diversa clase media trabajadora habitando en una vivienda asequible privada de calidad que merece una inversión adicional. Las políticas derivadas de esta manera de ver a veces pueden parecer extrañas. Stuyvesant Town, por ejemplo, con una mayoría de clase media, la población residente blanca, se benefició enormemente de los programas de preservación de viviendas asequibles de la ciudad en el mismo momento en que los medios de comunicación de la ciudad siguieron informando del moho y otros problemas que amenazan la vida en los edificios de NYCHA.

A grandes rasgos, el estereotipo negativo de la vivienda pública está oscureciendo una gran oportunidad. He tenido el placer, en los últimos meses, de visitar dos proyectos de NYCHA (Bronxchester y Campos Plaza) recién convertidos, con importantes subvenciones del gobierno, de NYCHA a pasaron a la administración privada. Con paisajes creativos, entradas brillantes y protegidas, las renovaciones e innovaciones en los apartamentos han creado un nuevo espíritu entre los residentes de largo plazo. Lo que los gestores privados han encontrado es que al menos el noventa por ciento de los residentes pagarán el alquiler y los inquilinos experimentarán a cambio una mejor calidad de vida. NYCHA propone añadir más proyectos a la gestión privada en el marco del programa federal RAD en los próximos años. Es una decisión inteligente. Nuevas estrategias para mejoras visuales y de seguridad de este modo se probaron en el campo.

Me gustaría ir aún más lejos. Estas conversiones experimentales demuestran que el gobierno de la Ciudad no encuentra una gran apuesta en la mejora de su vivienda pública ahora a un alto nivel. Estos edificios son bastante sólidos, sin hipotecas subyacentes, que pueden ser renovadas en formas interesantes para el beneficio de los residentes y sus vecinos. Mucho de lo que se ha logrado en estos proyectos de demostración podría ser replicado por NYCHA con participación privada adicional o por una nueva generación de personal de NYCHA si la ciudad y el estado proveerán los fondos de capital. Los residentes de vivienda pública están preparados para una nueva era de la inversión. ¿Pueden los neoyorquinos cambiar su visión de la vivienda pública?

Nicholas Dagen Bloom es Profesor Asociado de Ciencias Sociales y Director de Estudios Interdisciplinarios y Administración Urbana en NYIT.

(Para versión en inglés visite Citylimits.org)

Te recomendamos