El alcalde prohíbe las referencias de salarios

La orden del alcalde trata de cerrar la brecha de sueldos en la administración municipal

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a El Diario NY en Facebook

El alcalde prohíbe las referencias de salarios
El alcalde Bill de Blasio, firma la orden ejecutiva en City Hall./ Edwin J. Torres/Mayoral Photo Office
Foto: Archivo

Las agencias de la ciudad ya no podrán pedir el salario anterior como referencia en las entrevistas de trabajo y procesos de contratación. Así lo estableció el viernes el alcalde, Bill de Blasio, mediante una orden ejecutiva.

Esta disposición tiene como misión evitar que se perpetuen brechas salariales para mujeres y minorías al tomar como referencias sueldos que suelen ser más bajos que los de los hombres blancos cuando empiezan a trabajar. Es una novedad que se aplicará a las nuevas contrataciones en la plantilla de la ciudad en 30 días a partir del viernes.

De Blasio firma esta orden después de haber dado su apoyo a una legislación presentada ante el concejo por la defensora del pueblo, Letitia James, a mediados de agosto para prohibir que el salario y beneficios anteriores de cualquier trabajador sean referencia de una compensación futura tanto en el sector público como privado. Esta propuesta tiene su origen en un estudio hecho por la oficina de James en abril en el que se apuntaba que las mujeres de Nueva York ganan $5,800 millones menos al año que los hombres y tienen ante si brechas salariales en todos los sectores.

En ese mismo estudio se pedía al alcalde esta orden ejecutiva.

Al tomar como referencia un salario anterior el ciclo de las diferencias salariales se perpetúa y según el informe de James esto es particularmente perjudicial para las mujeres latinas. Los datos de su informe apuntan a que las que trabajan a tiempo completo ganan 46 centavos por cada dólar que gana un hombre blanco, es decir, peor que a nivel nacional donde esta cantidad es  de 54 centavos.

“No es un secreto que en nuestro mercado laboral, mujeres y hombres de color están, como media, peor compensados por el mismo trabajo que sus pares hombres blancos”, admitió. “Como empleador de 300,000 trabajadores de la ciudad tengo la responsabilidad de abrir el camino a la hora de acabar con este ciclo de discriminación”, explicó. La mayor parte de la fuerza laboral de la ciudad tanto en la plantilla de la ciudad como en el resto de la ciudad son mujeres y personas pertenecientes a comunidades minoritarias. “Es esencial para el éxito de nuestro gobierno local y nuestra ciudad que todo el mundo sea tratado y pagado con la justicia y el respeto que merecen”, dijo.

La nueva orden ejecutiva solo permite preguntar por la historia salarial a un potencial empleado después de que la agencia de la ciudad le haya hecho una oferta de empleo condicional que incluya salario.

Te recomendamos