Murió Janet Reno, la primera mujer en el cargo de fiscal general de EEUU

El rescate del niño náufrago cubano, Elián González, fue tan solo uno de los momentos más polémicos durante su gestión

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a El Diario NY en Facebook

Murió Janet Reno, la primera mujer en el cargo de fiscal general de EEUU

WASHINGTON – Implacable y con buen sentido del humor, Janet Reno, la primera mujer en el cargo de fiscal general de EEUU, falleció este lunes en Florida a los 78 años, dejando un legado mixto que incluye tragedias y el polémico rescate del niño náufrago cubano, Elián González.

Reno falleció esta mañana en su hogar en el Condado Miami-Dade tras dos décadas de lucha contra el mal de Parkinson´s, según informó a la prensa su hermana, Margaret Hurchalla.

Legado mixto

Reno, quien logró la captura del terrorista “Unabomber”, fue nombrada al cargo por el entonces presidente Bill Clinton y, sin duda, entre sus casos más polémicos estuvo el rescate de González en 2000.

Elián perdió a su madre cuando la balsa en la que ambos viajaban junto a otros siete migrantes cubanos colapsó en altamar, y a sus 6 años de edad se convirtió en el eje de una intensa disputa internacional por su custodia entre sus familiares lejanos en Miami y su padre, Juan Miguel González, en la isla.

Reno viajó a Miami en abril para tratar de encontrar una salida a la disputa pero, ante la negativa de los familiares de entregar al niño voluntariamente, ésta ordenó que agentes federales sacaran al niño por la fuerza.

La comunidad del exilio cubano reaccionó con furia cuando no pudo evitar que Elián fuese devuelto a su padre, quien viajó a Washington a recogerlo seguido por un enjambre de periodistas nacionales e internacionales.

El abogado de Inmigración, José Pertierra, fue uno de los abogados que representó al padre en el caso y en declaraciones a este diario, elogió “la valentía” de Reno.

“Hubiéramos querido que Janet Reno tomase la decisión mucho antes, porque nosotros teníamos muy claro que solo el padre podía hablar por ese niño. Sin embargo, su decisión de que el niño regresara a Cuba fue una decisión no solamente correcta sino valiente de su parte, porque ella sabía que se quería lanzar para gobernadora de Florida y ese le iba a costar votos de la comunidad cubanoamericana”, explicó Pertierra.

El abogado José Pertierra fue uno de los que representó al padre de Elián González en la disputa internacional de su custodia. La decisión de Reno “fue correcta y valiente”, dijo.

“Tomó la decisión correcta y valiente, y gracias a esa decisión, Elián está gozando de su vida con su padre, en vez de estar con familiares lejanos que lo estaban manipulando solamente por fama y dinero”, agregó.

En 2002, Reno perdió la contienda para desbancar al entonces gobernador republicano de Florida, Jeb Bush, debido al “voto de castigo” del exilio cubano que desaprobó su decisión en el caso de González.

Reno afrontó también el trago amargo del trágico asalto federal contra el complejo del culto religioso davidiano, liderado por David Koresh, en Waco (Texas), en 1993.

Tras siete semanas de fallidas negociaciones con Koresh y sus seguidores, Reno autorizó el asalto, transmitido en vivo, que dejó un saldo de 76 muertos, incluyendo cuatro agentes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), y 25 niños alojados en el complejo, que fue incendiado por los propios seguidores de Koresh.

Reno justificó su decisión en numerosas audiencias en el Congreso, explicando que la tragedia hubiese sido mayor sin la intervención de los agentes federales.

La lista de logros de Reno a su paso por Washington incluyen la captura y enjuiciamiento de Theodore Kaczynski, el terrorista conocido como el “Unabomber”, que ahora purga cadena perpetua en una cárcel de máxima seguridad.

Reno también logró el enjuiciamiento de los implicados en el atentado en Oklahoma City de 1995; la condena del espía Aldrich H. Ames; la protección de las clínicas de aborto, una demanda contra la industria tacabalera, y una sonada demanda contra Microsoft para frenar sus prácticas de monopolio.

Reno llegó a Washington en 1993 como una perfecta desconocida, sin conexiones políticas pero con un fuerte historial durante 14 años como fiscal del Condado Miami-Dade.

Aunque no había sido la primera opción de Clinton, a lo largo de sus ocho años en el cargo Reno se destacó por su integridad e independencia, aún en medio de ataques de líderes de los dos principales partidos políticos del país.

Por un lado, los republicanos la atacaron por su negativa a dar luz verde para que un fiscal independiente investigase en 1997 las presuntas irregularidades por indebida recaudación de fondos para la campaña Clinton-Gore, bajo el techo de la Casa Blanca.

Pero Reno fue igualmente dura y criticada por los demócratas cuando ordenó la investigación de varios miembros del gabinete presidencial de Clinton.

Reno no le temía a la prensa –este diario participó en sus ruedas de prensa- y acudió a cada audiencia convocada por líderes del Congreso para rendir cuentas sobre las polémicas operaciones del Departamento de Justicia.

Además,  se ganó la admiración –y más de una burla- en los programas de populares comediantes, incluyendo “Saturday Night Live” (SNL).

Te recomendamos