Te amo por quien eres

Cinco secretos clave que permiten que la relación amorosa entre las parejas multirraciales y multiculturales perdure

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a El Diario NY en Facebook

Te amo por quien eres

Cuando el amor llega, llega, sin importar raza, idioma, cultura, religión, nacionalidad, color de piel, edad o nivel socioeconómico.

Pero para que ese amor perdure no basta tan solo el amor, especialmente cuando existen diferencias culturales, raciales y religiosas muy marcadas entre los integrantes de la pareja.

Esto lo sabe muy bien la doctora Vanessa Ochoa, de origen mexicano y especializada en estudios étnicos, quien tiene la experiencia personal de estar casada con un filipino y ser testigo ocular de la relación de una de sus hermanas con una persona oriunda de Afganistán, quien profesa la religión musulmana.

Con estas experiencias de primera mano, y los conocimientos adquiridos durante sus estudios étnicos, la actual decana de asuntos académicos del East Los Angeles College de Los Ángeles señala que éstas son algunos de los secretos clave para tener éxito en las relaciones interraciales e interculturales.

1- Comunicación abierta

“Es importante tener una comunicación abierta y sincera desde el primer momento con los integrantes de ambas familias,  para entender y compaginar en las diferencias culturales y hacer los ajustes que llevan al respeto, aceptación y comprensión”, señala la Dra. Ochoa, nacida y criada en el área de Boyle Heights de Los Ángeles de padres mexicanos. “Esta comunicación evitará lastimar sensibilidades”.

2- Conocimiento

Cuando una persona se siente atraída por otra de raza o religión diferente, se torna básico adquirir el mayor conocimiento sobre la historia del lugar de origen del ser amado.

Esto aportará entendimiento de sus creencias y tradiciones y, por ende, la aceptación y el respeto.

“Tener conocimiento de la historia de la raza, cultura y religión de la persona que se ha escogido como pareja es muy importante, particularmente cuando entre los planes futuros como esposos se considera el tener hijos”, apunta la también experta en estudios chicanos.

Este conocimiento permitirá educar a los hijos dentro de un ambiente multicultural, donde las tradiciones y costumbres de ambas culturas se mezclan a la par sin poner énfasis en una sola de ellas.

“En mi caso particular, por ejemplo, nuestros hijos que son ‘mexapinos’ [mexicanos-filipinos] y nosotros, que nos sentimos muy orgullosos de nuestros orígenes raciales y culturales, los estamos criando con una enseñanza permanente de nuestros idiomas maternos [tagalo y español], así como con una mezcla de los platillos tradiciones de nuestras culturas”, comparte Ochoa.

3- Respeto mutuo

Al tener entendimiento de las tradiciones culturales del background de cada persona se llega al respeto y a la comprensión.

“El respeto es fundamental cuando las diferencias culturales son demasiado marcadas, particularmente cuando se dan en el aspecto religioso”, dice Ochoa. “Si este es el caso, hay que tener mucha paciencia y sensibilidad para un rápido ajuste, entendimiento y selección decisiva de la religión que se profesará en casa. En el caso de mi hermana, por ejemplo, ella decidió dejar la religión católica para convertirse en musulmana y sus hijos están siendo criados dentro de la religión del Islam”.

4- ¡Fuera el racismo!

A pesar de vivir en pleno siglo 21, la experta en estudios étnicos afirma que el racismo todavía está muy presente en muchas familias latinas, particularmente cuando se trata de noviazgos o matrimonios con personas afroamericanas.

“Cuando los padres y el resto de la familia no aceptan a la pareja que uno ha escogido por el color de la piel, la interrelación familiar se torna difícil”, dice. “Por eso es muy importante tener un conocimiento claro de la historia de cada raza para dejar a un lado los estereotipos que frenan y las palabras despectivas y ofensivas que mal se usan para referirse a las personas de ciertas razas”.

Este respeto y aceptación de la diversidad en el color de la piel es básica cuando se tienen hijos, que deben ser aceptados y amados por los integrantes de ambas familias.

“Esto es crucial para los menores”, resalta Ochoa. “Ellos deben criarse dentro de un ambiente donde se sientan orgullosos de los orígenes de ambas culturas y nunca verse forzados a escoger una de ellas como su identidad que, por lo regular, en las familias poco tolerantes y educadas en cuanto al respeto de la diversidad racial se ven presionados a escoger como identidad a la raza más blanca”.

5- Un amor real

En estos días modernos cuando tener una pareja de raza afroamericana, asiática o latina es visto como algo exótico, Ochoa dice que hay que ser muy honestos con los sentimientos que uno realmente está sintiendo.

“La relación establecida por un amor verdadero y consciente de la historia racial y familiar de la persona de quien una se enamora perdura, mientras la establecida por ir con la corriente de la moda fracasa”, concluye Ochoa.

En cifras

De acuerdo con las estadísticas, uno de cada siete matrimonios en Estados Unidos está compuesto por personas de diferentes razas y la cifra de parejas interraciales e interculturales sigue en ascenso.

Te recomendamos