Dallas vs. Pittsburgh, una rivalidad que busca reavivarse

Este domingo, ambos conjuntos se verán las caras y los Acereros buscarán igualar la marca de partidos ganados que está en manos de los Vaqueros

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue al Campeón de los Hispanos en Facebook

El “amor” entre Vaqueros y Acereros nació a primera vista.

Esta rivalidad comenzó en 1960, cuando Dallas arribó a la NFL y en su debut de temporada, tuvo que enfrentar a Pittsburgh, equipo que aprovechó la novatez de los texanos en la Liga y se apuntó el triunfo por diferencia de una anotación (35-28).

Para el año siguiente, después de una campaña con récord de 0-11-1 para los de la Estrella Solitaria, el resultado fue diferente, ya que un gol de campo, de 27 yardas, de Allen Green le dio la conquista a los Vaqueros, que dominaron la serie 9-7 hasta antes de que se diera la fusión entre la AFL y la NFL en 1970.

La década de los 70 le perteneció a los dirigidos por Chuck Noll, quien comandó a la organización a ganar cuatro Súper Tazones en ese periodo, incluidos un par de enfrentamientos por el trofeo Vince Lombardi ante Dallas, en 1976 y 1979.

Más adelante, los Vaqueros cobraron venganza en 1996, cuando encabezados por el pasador Troy Aikman, el corredor Emmitt Smith y el receptor Michael Irvin se quedaron con el cetro de la Liga venciendo a uno de sus rivales más odiados.

El último enfrentamiento se dio en el calendario regular de 2012, con saldo positivo para el equipo comandado entonces por el pasador de origen mexicano Tony Romo, quien lanzó 341 yardas y dos pases de anotación.

Por su parte, Ben Roethlisberger también acumuló dos espirales a las diagonales, además de 339 yardas y una intercepción.

El domingo se verán las caras en Heinz Field el novato de Dallas, Dak Prescott, y el “Big Ben”, quien tendrá la oportunidad de nivelar la balanza en cuanto a los duelos entre sí, pues los Vaqueros llevan la ventaja por una victoria (16-15).

Pero el desafío no será fácil, pues el mariscal debutante trae la mano caliente. Dallas, que no cuenta con Romo por lesión, hilvana siete triunfos de la mano de Prescott, quien ha impuesto marcas de franquicia y de la NFL en su año de presentación.

“Simplemente nos estamos divirtiendo, pero sabiendo que el trabajo es primero y que debemos cuidarlo con la actitud correcta. Luego llegamos al domingo y sólo dejamos que las cosas ocurran”, señaló Dak.

Te recomendamos