Esto es lo que el “Presidente Trump” podría hacer a los inmigrantes

En algunos casos, Donald Trump podría tomar medidas inmediatas para cancelar algunos programas y cambiar las prioridades de deportación, pero en la mayoría de casos necesitaría trabajar con el Congreso para obtener más fondos y mantenerse dentro de los límites de la constitución.

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue al Campeón de los Hispanos en Facebook
Esto es lo que el “Presidente Trump” podría hacer a los inmigrantes

Luego de tomar posesión el próximo 20 de enero, el presidente electo Donald Trump puede tomar medidas en migración, más o menos inmediatas, como suspender DACA y el TPS, abandonar DAPA e iniciar redadas a centros de trabajo.

Sin embargo, la mayoría de los expertos legales señalan que la constitución, las leyes y los tribunales detendrían redadas indiscriminadas y deportaciones masivas.

Aunque no está claro si lo hará o no, Trump enfrentará los límites legales, constitucionales y fiscales del país, como lo ha hecho cualquier presidente, señalaron.

Tom Saenz, presidente de MALDEF y experto en ley constitucional, dijo que una de las características de la personalidad de Trump puede ser beneficiosa.

El siempre ha pensado que él sabe más que todo el mundo y no está limitado por lo que la gente pueda pensar o por lo que dijo o prometió antes“, dijo Saenz. “Quizá cuando se dé cuenta de los problemas con las leyes de inmigración o del impacto económico de algunas de esas medidas, lo piense dos veces”.

No obstante, si cumple las promesas que hizo, Trump podría suspender DACA y TPS, dejando sin protección a la deportación de cientos de miles de inmigrantes, en su mayoría latinos. Algunos piensan, sin embargo, que sería poco probable que persiguiera a estos grupos, sino que dejaría que volvieran a la “ilegalidad”, con las consecuentes complicaciones para sus vidas. 

También podría invertir más fondos en deportación y tribunales de inmigración para deportar a más gente más rápido -para ello necesita que el congreso apropie más fondos de los miles de millones que ya invierten en este rubro, dijo Steve Legomsky, profesor de leyes de Washington University en San Luis.

Legomsky, quien antes fue abogado asesor de ICE y USCIS dijo que Trump puede hacer mucho más, por ejemplo suspender o reducir severamente la cantidad de refugiados que entran al país y designar a jefes de “línea más dura” en las agencias migratorias, con el consejo de varias organizaciones anti inmigrantes que cabildean en Washington y de extremistas en el tema como el senador Jeff Sessions.

Pero Legomsky aventuró que un presidente Trump también podría negociar  una reforma migratoria con un congreso republicano, tal y como lo hizo Ronald Reagan (aunque la mitad del congreso era demócrata en 1985 cuando esto se aprobó).

Saenz dijo que esto no sería descabellado: “el presidente más conservador que hemos tenido fue Reagan y él nos dió IRCA (la ley de Amnistía)”.

Promesas a los votantes que lo encumbraron

En su discurso de la victoria el martes por la noche,  en el que llamó a “unirnos y sanar las heridas que nos separan, Tump no pronunció las palabras los inmigrantes, el muro o la frontera,“, pero está claro que su plataforma de campaña y en parte lo que le dio la victoria, fue una serie de promesas a la clase trabajadora estadounidense, de ser “duro” con quienes supuestamente les quitan sus trabajos y quebrantan las leyes migratorias.

Según varios expertos legales consultados, estas son algunas de las medidas que un presidente Trump podría tomar en los próximos meses o años:

  • Revivir las redadas a centros de trabajo que hacía el Presidente Bush y Obama abandonó en favor de otros métodos, también muy efectivos.
  • Aumentar los fondos para ICE y las cortes de inmigración, acelerando deportaciones y generando más arrestos en la frontera.
  • Suspender las medidas ejecutivas, abandonar DAPA, suspender DACA y el TPS que cubre a muchos inmigrantes.
  • Prohibir o restringir la inmigración de países donde “hay terrorismo”. Desde su punto de vista, esto podría incluir a muchos países con poblaciones musulmanas.
  • Reavivar el uso de acuerdos entre el gobierno federal y policías locales para actuar como agentes de inmigración. Estas entrarían en conflicto con leyes estatales como el Trust Act en California.
  • Suspender directivas internas que han reducido la cantidad de deportaciones, al priorizar los peores crímenes y reducir la deportación de personas con delitos menores o sin delito alguno. Trump podría volver a las deportaciones indiscriminadas, pero aún así, muchos inmigrantes tienen derecho a un proceso debido.

Kevin Johnson, profesor de leyes de UC Davis y experto en ley migratoria -editor del blog Immigrationprof.blog- dijo que además de lo arriba mencionado, Trump podría eliminar el programa POP (Priority Oportunity Program) que se enfocaba en deportar a extranjeros con un record criminal serio y regresar a otros programas más amplios de deportación , así como atacar cualquier ley local de protección estilo “santuario”.

No hay mucho optimismo entre los expertos legales. Bill Ong Hing, profesor de leyes de la Universidad de San Francisco dijo que aunque la ley limita a Trump de “entrar a los vecindarios latinos porque eso sería usar el perfil racial, que es inconstitucional”, está claro que podría hacer mucho daño a los indocumentados y especialmente a aquellos jóvenes con DACA.

“El gobierno tiene las direcciones de los más de 700,000 jóvenes que pidieron DACA”, dijo Hing. “Puede ser que pidan a estas personas que se presenten porque él puede cancelar ese DACA de un plumazo”.

Otros expertos, sin embargo, dudan que Trump pueda hacer esto por cuestiones prácticas, ya que esto necesitaría una enorme inversión de recursos por encima de los que ya existen, aunque parece que su mandato incluye gastar lo necesario en este rubro.

No obstante, necesitaría hacer acuerdos con el Congreso y pasar por el senado, donde los demócratas aún podrían tratar de obstaculizarlo en lo posible.

Saenz concluyó con palabras de consuelo. “Continuaremos defendiendo los derechos de los inmigrantes y de otros latinos”, dijo el legado, recordando que hace 22 años en California, MALDEF y otros grupos lucharon y vencieron contra la proposición 187. “Aún queda el hecho de que este voto latino entusiasmado seguirá creciendo y que en el futuro, podrían organizarse aún más para contrarrestar a un Presidente Trump”.

Por el momento, sin embargo, abunda la desesperanza y la incertidumbre.

Organizaciones pro inmigrantes que tenían una rueda de prensa programada para hoy en la mañana –desde antes que se supieran los resultados- la suspendieron temporalmente, posiblemente para “recalibrar”. La reacción de grandes organizaciones latinas se ofrecerá mañana, dijeron.

Te recomendamos