Las nuevas reglas para controlar los préstamos depredadores, ¿funcionarán?

El objetivo es ayudar a impedir que las deudas a corto plazo de los prestatarios se conviertan en problemas financieros a largo plazo

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a El Diario NY en Facebook

Las nuevas reglas para controlar los préstamos depredadores, ¿funcionarán?
Foto: Shutterstock

Después de casi 4 años de estudiar el problema de los productos financieros a corto plazo y de alto costo, como los préstamos contra el sueldo y los préstamos sobre títulos de autos, la Oficina de protección financiera del consumidor ha emitido finalmente sus reglas propuestas con la intención de impedir que los prestatarios caigan en la trampa costosa del crédito revolvente que puede dejar a las personas en una situación peor que si no hubieran obtenido un préstamo en primer lugar.

Las reglas propuestas, que afectarían a prestatarios de préstamos contra el sueldo, préstamos sobre el título de un vehículo, adelantos de depósito y ciertos préstamos abiertos y a plazos de alto costo, se agregan a lo establecido en el informe de la CFPB [Oficina de protección financiera del consumidor], que incluyó opciones para reducir la probabilidad de que los prestatarios necesitaran obtener nuevos préstamos para financiar préstamos anteriores, y de que fueran víctimas del ciclo de endeudamiento frecuentemente devastador asociado a estos productos financieros.

La CFPB también intenta controlar las prácticas de cobro de pagos que retiran dinero directamente de las cuentas bancarias de una manera que frecuentemente impone al prestatario tarifas considerables.

“Demasiados prestatarios que buscan dinero en efectivo a corto plazo cargan con préstamos que no pueden pagar y terminan endeudados a largo plazo”, explica el Director de la CFPB, Richard Cordray, en una declaración. “Es como tomar un taxi solo para viajar al otro lado de la ciudad y encontrarse atrapado en un viaje ruinosamente costoso como si fueras al otro extremo del país. Al establecer normas convencionales, de sentido común, en los créditos, nuestra propuesta impedirá que los prestamistas ganen estableciendo condiciones para que los prestatarios pierdan”.

Eliminando las trampas de endeudamiento para préstamos a corto plazo

Los préstamos de alto interés a corto plazo ofrecen a los prestatarios acceso rápido a efectivo (frecuentemente con un máximo de algunos cientos de dólares por préstamo) para cubrir sus gastos. Cuando un prestatario obtiene un préstamo del día de pago, efectivamente promete pagar la deuda con su próximo sueldo (o dentro de un plazo de 10 a 14 días, el que tenga lugar primero).

Sin embargo, lo que generalmente sucede es que los prestatarios que reciben préstamos contra el día de pago, que tienden a estar entre los consumidores más vulnerables del país con pocas opciones alternativas de créditos, son incapaces de pagar la deuda completa, además del interés, frecuentemente de 3 dígitos, a la fecha de vencimiento; o el pago total de la deuda les impide pagar sus cuentas de las siguientes semanas.

Por eso muchos prestamistas que otorgan préstamos del día de pago permiten a los prestatarios refinanciar la deuda por un período adicional de 2 semanas, mientras agregan más cargos, por supuesto.

En 2014, la CFPB descubrió que solo el 15% de los prestatarios podía pagar su deuda en la fecha de vencimiento del pago sin sacar más dinero en préstamos. Al renovar o refinanciar los préstamos, es probable que el prestatario mensual promedio se mantenga endeudado por 11 meses o más.

Según sus nuevas reglas propuestas, la CFPB ofrece 4 protecciones para eliminar las trampas de endeudamiento: una evaluación a la que deben someterse las empresas antes de otorgar créditos; restricciones a la refinanciación; una opción de amortización para algunos productos; y la oferta de opciones de crédito menos riesgosas.

Según las reglas propuestas, se requerirá que las empresas que ofrecen préstamos a corto plazo cumplan con una protección de “capacidad de pago” que incluye una prueba de “cancelación total”.

Esta prueba requiere que los prestamistas determinen de antemano si el prestatario puede pagar la cantidad total de cada pago cuando venza y aun así cubrir gastos diarios básicos y obligaciones financieras importantes. Entonces el prestatario no solo debe poder pagar el préstamo, sino que debe tener un saldo restante suficiente para no tener que obtener otro préstamo.

En cuanto a los préstamos del día de pago y los préstamos sobre títulos de autos de pago único, la cancelación total significa que el prestatario puede pagar el monto completo del préstamo, junto con todas las tarifas y cargos financieros, así como cubrir todos sus gastos diarios durante el plazo del préstamo y por 30 días después de la cancelación de la deuda o del pago más alto del préstamo.

Para préstamos a plazos con pago final global (balloon payment), que frecuentemente se emiten por un monto más alto en dólares, la prueba de cancelación total requiere que el prestamista se asegure de que un prestatario puede efectuar todos los pagos a la fecha de vencimiento, inclusive el pago final global, así como cubrir obligaciones financieras importantes y gastos diarios básicos durante el plazo del préstamo y por 30 días después de cancelar el pago más alto del préstamo.

Para préstamos a plazos sin pago final global, se requerirá que los prestamistas determinen que un prestatario puede cubrir todos los pagos a la fecha de vencimiento, así como obligaciones financieras importantes y gastos diarios básicos durante el plazo del préstamo.

Aunque algunos consumidores pueden tener una necesidad legítima de refinanciar sus préstamos a corto plazo, las reglas de la CFPB apuntan a impedir que los prestatarios caigan en la trampa de obtener préstamos de alto costo de manera repetida en rápida sucesión.

A tal fin, esta oficina ha creado requisitos para justificar préstamos adicionales, limitando la capacidad de los prestamistas de presionar a los prestatarios en apuros para que obtengan nuevos préstamos o refinancien la misma deuda.

En el caso de los préstamos del día de pago y los préstamos sobre títulos de autos de un solo pago, si un prestatario solicita refinanciar un préstamo o vuelve dentro de un plazo de 30 días luego de haber pagado una deuda anterior a corto plazo, el prestamista tendría restricciones para poder ofrecer un préstamo similar.

Los prestamistas solo podrán ofrecer un préstamo a corto plazo similar si un prestatario demostró que su situación financiera durante el plazo del nuevo préstamo mejoraría de manera significativa en comparación con su situación desde que obtuvo el préstamo anterior.

Si un prestatario va a comenzar un nuevo trabajo con un sueldo mayor en un par de semanas, esta podría ser una manera de demostrar que no tendrán que obtener otro préstamo luego de la refinanciación.

La misma prueba se aplicaría si el consumidor solicita un tercer préstamo. Aun si las finanzas de un prestatario mejoraron lo suficiente para que un prestamista justifique el otorgamiento de un segundo o tercer préstamo, habrá un límite de 3 préstamos en sucesión luego de un período obligatorio de reflexión de 30 días.

En el caso de los préstamos a plazos, si el prestatario tiene dificultades para efectuar los pagos, se prohibirá a los prestamistas refinanciar el préstamo mediante un préstamo con pagos similares salvo que el prestatario demuestre que su situación financiera mejorará de manera significativa en comparación con los últimos 30 días.

Sin embargo, el prestamista podrá ofrecer una refinanciación en caso de que tuviera como consecuencia pagos considerablemente menores o si redujera de manera significativa el costo total del crédito al consumidor.

Opción de amortización del capital

Para ciertos préstamos a corto plazo, las reglas de la CFPB permitirán a los prestamistas extender el crédito sin realizar la prueba de cancelación total previamente. Sin embargo, la opción está restringida solo a situaciones de menor riesgo que requerirían la cancelación de la deuda ya sea en un pago único o con hasta dos extensiones en las que se paga parte del capital en cada paso.

Según esta propuesta, los consumidores podrían obtener un préstamo a corto plazo de hasta $500 sin la prueba de cancelación total como parte de la opción de cancelación del capital que está directamente estructurada para impedir que los consumidores queden atrapados en una situación de endeudamiento.

Los parámetros específicos de la opción de amortización del capital incluyen:

  • Restringidas a situaciones de menor riesgo: Con esta opción, los consumidores podrían obtener no más de $500 en un préstamo inicial. Se prohibirá a los prestamistas aceptar títulos de autos como garantía o estructurar el préstamo como crédito abierto. También se prohibirá a los prestamistas ofrecer esta opción a consumidores que tienen préstamos pendientes a corto plazo o con pago final superior al promedio, o que han estado endeudados con préstamos de corto plazo por más de 90 días dentro de un período de 12 meses consecutivos.
  • Amortización de la deuda: Como parte de la opción de amortización del capital, el prestamista puede ofrecer al prestatario hasta dos extensiones del préstamo, pero solo si el prestatario paga al menos un tercio del capital con cada extensión. La intención de esta característica de reducción del capital es reducir de manera constante la carga de la deuda del consumidor, al permitir a los consumidores amortizar el préstamo original en montos más manejables para evitar la trampa de endeudamiento.
  • Revelación de riesgos de deuda: La propuesta requiere que un prestamista envíe notificaciones antes de otorgar un préstamo con la opción de amortización del capital. Estas notificaciones deberán utilizar lenguaje simple para informar a los consumidores sobre los elementos de la opción.

Opciones alternativas de préstamos

No alt yet

Las nuevas reglas de la CFPB también crean nuevos “préstamos del día de pago” de largo plazo con tasas de interés de hasta el 28%.

Además de restringir cuándo y cómo se pueden otorgar préstamos a corto plazo, la CFPB podría permitir a los prestamistas ofrecer 2 opciones de préstamos de mayor plazo.

Con la primera opción, los prestamistas pueden ofrecer préstamos que generalmente cumplen con los parámetros del programa de “préstamos alternativos del día de pago” de la Administración Nacional de Cooperativas de Crédito [National Credit Union Administration].

Estos préstamos tienen una tasa de interés de hasta 28% y la tarifa de solicitud no es más de $20. La segunda opción sería que los prestamistas ofrezcan crédito cancelable en pagos aproximadamente iguales con plazos de no más de 2 años y un costo con todo incluido del 36% o menos, que no incluye una tarifa de apertura “razonable”.

Se exigiría a los prestamistas que ofrecieran esta opción de préstamo que tuvieran una tasa proyectada de incumplimiento de 5% o menos. En caso de que la tasa de incumplimiento excediera el 5%, el prestamista tendría que reembolsar los cargos cobrados por abrir las cuentas  de ese año en cuestión.

Habrá límites para la cantidad de cualquiera de los 2 tipos de préstamos que pueden otorgar los prestamistas por consumidor por año, según la CFPB.

Protecciones de cobros

Aunque la regla propuesta establece requisitos únicos para distintos prestatarios, la CFPB también abordó uno de los aspectos más indignantes y devastadores de los préstamos pequeños: las prácticas de cobro.

Actualmente, los prestamistas de corto y largo plazo frecuentemente requieren acceso a las cuentas corrientes, de ahorro o de prepago de los consumidores antes de emitir el crédito. Tal acceso permite al prestamista cobrar los pagos directamente de los consumidores en forma de cheques de pago diferido, autorizaciones de débito o cheques creados en forma remota.

Aunque este método de pago puede ser conveniente, frecuentemente tiene como consecuencia una deuda adicional, en la medida en que los prestatarios incurren en cargos tales como multas por fondos insuficientes, cuotas por pago devuelto o tarifas por cierre de cuentas.

Un estudio reciente de la CFPB determinó que durante un período de 18 meses, en el caso de la mitad de los prestatarios por Internet, se había registrado al menos un intento de cobro por débito en descubierto o fallido, y más de un tercio de los prestatarios con un pago fallido perdieron su cuenta.

Para aliviar estas cargas adicionales de endeudamiento, las nuevas reglas de la Oficina implementan un límite de intento de cobro por débito.

Según la propuesta, los prestamistas tendrán que enviar a los prestatarios una notificación escrita antes de intentar cobrar pagos por cualquier préstamo cubierto por las reglas al debitar sus cuentas.

Esta notificación, que generalmente se enviará al menos 3 días antes del intento de retiro, alertará a los consumidores del momento, el monto y el método de transferencia del próximo pago.

La CFPB cree que el requisito de notificación propuesto ayudará a reducir el daño que podría provocar un intento de cobro por débito al alertar a los consumidores del próximo intento de cobro en un plazo suficiente para que se comuniquen con el prestamista o con el banco del consumidor en caso de que hubiera algún error. También les daría tiempo para hacer arreglos para cubrir los pagos que vencen.

Luego de 2 intentos fallidos consecutivos, se prohibirá al prestamista debitar de la cuenta nuevamente, salvo que el prestamista reciba una nueva autorización específica del prestatario.

Según la CFPB, esta protección impedirá que se apliquen al prestatario entre $64 y $87 en tarifas de sobregiro o de fondos insuficientes.

¿Funcionarán las protecciones?

Los defensores del consumidor que han impulsado durante mucho tiempo la aplicación de reglas para los préstamos del día de pago, tienen una visión cautelosamente optimista de la propuesta de la CFPB. El Centro Nacional de Leyes para el Consumidor [National Consumer Law Center, NCLC] afirmó que la propuesta es un “comienzo sólido” pero advirtió acerca de fisuras potenciales.

La Subdirectora del NCLC, Lauren Saunders, dice que valora el enfoque de sentido común de la regla de capacidad de pago, pero cree que esa prueba debería aplicarse a todos los préstamos. De manera similar, el NCLC plantea preocupaciones respecto del hecho de que se permita a los prestatarios obtener nuevos préstamos en un plazo mínimo de 31 días, dado que eso sería un indicador de la “trampa de endeudamiento”.

De manera similar, Mike Calhoun, Presidente del  Centro para los Préstamos Responsables [Center for Responsible Lending], advirtió que “el diablo, como siempre, está en los detalles. Aún hay mucho trabajo por hacer en esta propuesta para asegurar que realmente proteja a los consumidores de la devastación provocada por productos crediticios depredadores de bajo monto y de alto costo”.

Hilary Shelton, Vicepresidente Ejecutiva de Política de la NAACP [Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color], tuvo una respuesta más positiva en todos los aspectos al expresar el apoyo de su organización.

“Esta regla tiene el potencial de impactar de manera significativa y positiva en la vida de estadounidenses comunes y corrientes, particularmente de los estadounidenses de minorías raciales y étnicas, al protegerlos de los prestamistas financieros depredadores”, afirma Shelton, quien enfatizó la importancia de garantizar que se incluya un requisito fuerte de capacidad de pago en la versión final de la regla.

Por cierto, los defensores, prestamistas y consumidores tendrán la oportunidad de dar su opinión.

Más trabajo por hacer

Aunque las reglas sobre préstamos del día de pago están casi completas, la Oficina continuará explorando otras opciones y protecciones para consumidores y productos financieros.

Además de revelar las reglas propuestas, la Oficina lanzó hoy una investigación de otros productos y prácticas de alto riesgo potencial no cubiertos por la propuesta.

La solicitud de información se centra en dos temas: las preocupaciones acerca de productos riesgosos, tales como préstamos a plazos de mayor duración y de alto costo, y las preocupaciones acerca de prácticas riesgosas que pueden tener un impacto en la capacidad de los prestatarios de pagar su deuda, tales como los métodos que utilizan los prestamistas para apropiarse de sueldos, fondos y vehículos, así como prácticas de venta y comercialización de productos adicionales.

– Ashlee Kieler

Te recomendamos