5 consejos para estimular tu capacidad creativa

Debemos pensar en ella como si fuera un músculo: si no se ejercita, se atrofia

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a El Diario NY en Facebook

5 consejos para estimular tu capacidad creativa
A veces tenemos ideas originales, pero es nuestra propia mente la que nos dice que no funcionarán y ni siquiera intentamos ponerlas en práctica./Shutterstock

La creatividad es la capacidad que tenemos para generar nuevas ideas y conceptos que nos permitan afrontar la vida y resolver los problemas de una manera nueva, original y efectiva.

Las personas creativas, por lo general, tienen un método de pensamiento amplio. No se limitan ellos mismos, ni se atienen a los patrones convencionales para hacer las cosas. De la creatividad del ser humano han surgido todos los inventos más poderosos y útiles, cosas que hoy utilizamos a diario y nos facilitan la vida.

Todos nacemos con una gran capacidad creativa, sin embargo, debemos pensar en ella como si fuera un músculo: si no se ejercita, se atrofia. Con esto no quiero decir que ser creativo sea un proceso mecánico; por el contrario, la creatividad debe surgir espontáneamente y necesita de un elemento esencial: un toque de inspiración.

Así que te ofrezco cinco consejos para que puedas ejercitar tu creatividad e inspirarte, y con ello mejores tu vida en todos los aspectos:

Utiliza tu tiempo de ocio para leer mucho: No te limites a leer un determinado tipo de libro o revista. Cuando estés en la sala de espera de un consultorio, o esperando por cualquier trámite, utiliza el tiempo para leer lo que encuentres. Esto amplia tu rango de conocimiento en diversas áreas. Y con mayor conocimiento, hay más creatividad.

Ten nuevas experiencias con nuevas personas: Con las nuevas experiencias y las nuevas personas que conozcas, vendrán nuevas ideas y enfoques de la vida. Si tienes la oportunidad de viajar a un país foráneo con una cultura completamente distinta, hazlo.

Es una de las mejores opciones para ampliar tu mente y tu perspectiva de la vida, de forma casi instantánea. Si tienes alguna actividad diferente que siempre has querido realizar, pero no lo has hecho por cualquier motivo, anímate.

Experimenta con nuevas maneras de hacer las cosas: Aquí puede suceder una de dos: que salgan bien o mal. De cualquiera forma, te beneficias, porque si salen mal ya puedes descartar una de tus ideas de forma permanente o temporal. La idea es que te atrevas a cambiar la manera cómo haces las cosas, y que evalúes los resultados.

Observa: A veces es difícil prestar atención a nuestro entorno porque tenemos mil cosas en la cabeza, pero date un tiempo para ti misma, para despejar tu mente; por ejemplo, en una caminata a solas.

Utiliza ese tiempo para observar con atención plena lo que te rodea. Escucha los sonidos, mira a la gente interactuar, detalla los colores, las formas. Cualquier cosa te puede servir como inspiración.

Controla tu propia mente: A veces tenemos ideas originales, pero es nuestra propia mente la que nos dice que no funcionarán y ni siquiera intentamos ponerlas en práctica. Cuando tengas esos momentos, piensa: “¿Por qué no funcionará?, ¿Qué pierdo con intentar?”, y da un paso adelante, sin ponerte límites tú misma.

Te recomendamos