Última oportunidad para latinos en prisión conseguir clemencia

Familiares y activistas aumentan presión en la administración de Obama para que otorgue más clemencias.

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue al Campeón de los Hispanos en Facebook
Última oportunidad para latinos en prisión conseguir clemencia
A pesar de estar separados desde que Jerri tiene 1, este padre e hija han podido tener una relación cercana.

Al final de su administración, los presidentes de Estados Unidos tienden a conceder clemencia a individuos a quien el sistema de justicia les haya dado castigos desproporcionados al crimen. El dar indultos y conmutaciones es uno de los poderes constitucionales más importante que tiene la rama ejecutiva. Con 1,104 clemencias otorgadas en lo que lleva de su presidencia, Barack Obama está en camino de ser el presidente que más a ejercido este poder.

Por eso con menos de 70 días para que el presidente electo Donald Trump se mude a la Casa Blanca, familiares, activistas, y organizaciones están trabajando para que más latinos encarcelados vuelvan a casa.

“Yo definitivamente tengo miedo que no va ser como es ahora”, dijo Anthony Papa autor de Este lado de Libertad: La vida después de clemencia, y director de medios y relaciones artísticas con el Drug Policy Alliance. Papa pudo salir de la prisión por el gobernadorgracias a sus habilidades artísticas que descubrió cuando estuvo encarcelado. Ahora recibe emails todas las semanas de personas pidiendo ayuda para peticionar por clemencia. “Bajo Trump estamos en problemas, especialmente si Rudy Giuliani se convierte en el Fiscal General”, añadió.

Durante su segundo término, Obama ha enfocado este poder en sacar de la prisión a personas que fueron arrestados por crímenes no violentos relacionados con drogas. Leyes dracónicas que comenzaron en los años 70’s con la “Guerra contra las drogas” crearon sentencias mínimas por poseer y vender sustancias ilegales. Hoy en día aproximadamente 50% de individuos en prisiones federales sirven sentencias relacionadas con drogas.

Obama ha reconocido que la aplicación de estas leyes cual desde entonces han sido reformadas, han afectado mayormente a los afroamericanos y latinos quienes son más del 60% de las personas en prisión. En el 2013, los latinos representaban el 21.6% de las personas en prisiones estatales y federales aunque sean menos del 17% de la población total.

Al enterarse de las acciones del presidente, Jerri Vega de 29 años quiso este verano comenzar una campaña para que su padre salga libre. Jerry, el padre de Vega, fue arrestado cuando ella tenía apenas un año por conspiración de poseer y distribuir cocaína y heroína. El hombre criado en Brooklyn de padres puertorriqueños fue sentenciado doblemente– 30 años en la prisión federal y 25 en la prisión estatal de Nueva York. El juez decidió que las dos sentencias tienen que ser consecutivas.

Por los 28 años que su padre ha estado en prisión, Vega ha podido crear una relación mediante visitas, llamadas telefónicas, y cartas. “Mi padre es mi mejor amigo. Somos muy allegados y yo solamente lo he conocido estando adentro, pero crecí conociendolo y el siempre me daba consejos, constantemente diciéndome que no fuera una estadística”, dijo Vega.

Cuando Vega decidió que quería ayudar a su padre, no estaba segura a donde acudir. Ella dijo que nunca ha estado muy envuelta en la política así que usó las redes sociales para encontrar a personas que la pudieran ayudar.

Buscó la palabra “clemencia” en Facebook y les mandó mensajes a varios individuos. Uno de ellos fue el primer latino en recibir clemencia del Presidente Obama, Jason Hernández, quien ha estado trabajando en ayudar a latinos obtener clemencia desde el 2015 cuando salió de la prisión.

Hernández tiene una visión negativa del futuro de lo que pudiera pasar a las personas que como él, a quienes les dieron sentencias largas por crímenes no violentos. “La realidad es que en enero 21 quien sea que esté en prisión sentenciado a cadena perpetua sin libertad condicional, odio ponerlo así, pero ellos seguramente mueran allí adentro”, expresó Hernández.

Él dijo que no tiene duda que Trump no va a conceder clemencia para las minorías por crímenes de drogas.

Hernández ayudó a Vega crear el paquete que hay que mandarle a la oficina de indultos del Departamento de Justicia para solicitar clemencia.

El Departamento de Justicia, quien estudia los casos antes de mandarselo al presidente, tiene desde el 6 de noviembre, 14,340 casos de indultos y conmutaciones pendientes. Estas peticiones no tienen que ser completadas por el prisionero, puede ser un miembro familiar o un activista.

No hay una guía exacta de cómo deben de ser los documentos que se presentan a la oficina, pero según el presidente de Latino Justice Juan Cartagena hay ciertas cosas que debe incluir como: muestras de rehabilitación que muestren que el individuo ha crecido como persona y muestras de remordimiento.

Pero además es importante la presión de la comunidad. “Las peticiones de clemencia requieren apoyo y eso puede venir de donde sea, el clero, la iglesia local, la familia, oficiales electos, y las personas apoyando a la familia”, dijo Cartagena.

Su organización está usando la “ventana de oportunidad” al final de la presidencia de Obama para elevar los perfiles de algunos de estos casos.“Hay muchos ejemplos de líderes valientes que en los últimos días en la oficina hacen lo correcto y es nuestra esperanza que Obama haga lo correcto”, dijo.

El padre de Vega ahora es un prisionero modelo. Jerry Vega ha recibido más de 100 certificados por méritos y premios reconociendo sus esfuerzos asistiendo las personas discapacitadas de visión y audición, además es un mentor a los jóvenes encarcelados, y miembro de Latinos Unidos.

Para Jerri Vega, conseguir ese apoyo y presión ha sido un reto, pero el lunes continuará elevando el perfil de su padre atendiendo una vigilia en Washington D.C. con otros familiares cuáles peticiones de clemencia están pendiente. Change.org, donde Vega tiene una petición de firmas para que liberen a su padre, y Google le pagarán a la estudiante su primer viaje a la capital de Estados Unidos.

“Mi esperanza es que mi papá va a venir a casa para las fiestas”, dijo Vega. Aunque la victoria de Trump es devastadora, no se puede imaginar irse del país y abandonar a su padre y parar de hacer todo lo que pueda para la petición de su padre llegue a los ojos del presidente.

“Sólo porque cometió un error, no lo hace mala persona, y no significa que no merece estar aquí viviendo su vida”, expresó.

Si quieres ayudar a Jerri Vega liberar a su padre firma su petición en https://www.change.org/p/barack-obama-please-grant-my-dad-his-freedom-after-serving-28yrs-for-nonviolent-drug-crime o ve a la vigilia al frente de la Casa Blanca el lunes 14 de noviembre a las 6:00p.m.

Si tienes algún familiar que está condenado a una sentencia disproporcional con su crimen puedes buscar ayuda con:

Anthony Papa

  • tpapa@drugpolicy.org
  • 131 West 33rd Street, 15th Floor | New York, NY 10001

Latino Juctice

  • 212.219.3360
  • 800.328.2322

Jay Hernández

  • (972)-480-7516
  • jhernandez121913@gmail.com

Te recomendamos