Antes que Trump actúe, mexicanos en EEUU envían remesas a su tierra

Con un impuesto del 5%, el magnate podría captar alrededor de 1,300 millones de dólares al año, una cantidad que en cuatro años cubriría el gasto de construir el muro que prometió en campaña

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a El Diario NY en Facebook

Antes que Trump actúe, mexicanos en EEUU envían remesas a su tierra

MÉXICO.- Mientras son peras o manzanas, si Donald Trump cumple su promesa de impedir el envío de remesas de indocumentados o gravarlas con altos impuestos para construir el muro a todo lo largo de la frontera, México se encamina a otro nuevo récord anual en la recepción de remesas familiares en dólares.

La proyección de analistas financieros como BBVA Bancomer y Banorte prevén a finales de diciembre la cantidad acumulada sería de alrededor de los 27,000 millones de dólares (mdd), mucho más de los 26,365 mdd que se calculaban a mediados de año y 2,000 mdd más de lo que se recibió en 2015.

Esta alza se explica principalmente por dos factores igualmente fuertes y especulativos: el alza del billete verde frente al peso y las amenazas del millonario republicano que se hizo de la presidencia con un discurso antimexicano.

“Los migrantes enviarán una mayor cantidad de dólares antes de que Trump tome posesión”, dijo Juan José Li, economista senior de BBVA Bancomer.

Los economistas mexicanos calculan que con un impuesto del 5% el magnate podría captar alrededor de 1,300 millones de dólares al año, una cantidad que en cuatro años cubriría el gasto de construir el muro que prometió en campaña.

Actualmente las remesas familiares que envían los mexicanos son la principal fuente de divisas después del petróleo y el turismo. Proceden principalmente de los estados de California, Texas, Florida, Arizona y Nueva York.

Los principales beneficiarios son familias de pueblos rurales y de los estados más pobres del país que son Michoacán, Guerrero y Oaxaca –aunque últimamente las ciudades también son receptoras, incluyendo la capital mexicana- que las utilizan principalmente para comida, vestido y pagar deudas, según el estudio Migración y remesas. El impacto sería, por tanto, una afectación al consumo básico.

Te recomendamos