El gran problema de Donald Trump: ¿cómo pasar de las palabras a los hechos?

Deportar hasta tres millones de inmigrantes, limpiar la corrupción en Washington, mejorar la balanza comercial: varias promesas se miden ahora con la compleja realidad

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a El Diario NY en Facebook

El gran problema de Donald Trump: ¿cómo pasar de las palabras a los hechos?

Pasar de las promesas y consignas de campaña a los hechos es un desafío para cualquier presidente electo. Pero en el caso del estadounidense Donald Trump, la tarea parece titánica.

En asuntos previsibles como formar un equipo de gobierno , o en otros más polémicos como su idea de deportar millones de inmigrantes , Trump podría estar descubriendo que presidir suele ser más difícil que recoger aplausos de una tribuna.

Una parte del problema tiene que ver con algo que paradójicamente jugó a favor de Trump en la campaña: el hecho de ser un outsider de la política , que prometía “drenar el pantano” de Washington para acabar con la corrupción en la capital.

Pero ahora el presidente electo debe sustituir su propia falta de experiencia de gobierno apelando a políticos profesionales, algunos con historial polémico, y asegurarse el apoyo de un Congreso ubicado en medio del “pantano”.

Por otro lado, para Trump llegó la hora de conciliar propuestas de campaña con la realidad , y algunos de sus dichos en materia económica, comercial o de política exterior pueden ser incompatibles hasta con otras ideas que él mismo lanzó.

“Todo candidato en la campaña hace muchas promesas, pero es un asunto diferente cumplirlas”, señala Max Stier, presidente y jefe ejecutivo del Centro para la Transición Presidencial, una organización no partidaria con sede en Washington D.C.

“Para Trump sería listo enfocarse en tener una agenda de gestión junto con la agenda política , porque sin gestión esas promesas de políticas no van a cumplirse”, dice Stier a BBC Mundo.

Las promesas de campaña de Donald Trump fueron muy populares entre sus seguidores, pero pocas veces habló de cómo las llevaría a cabo. Getty
Las promesas de campaña de Donald Trump fueron muy populares entre sus seguidores, pero pocas veces habló de cómo las llevaría a cabo. Getty

¿”Las mentes más grandes”?

“Yo usaría las mentes más grandes. Conozco a los mejores negociadores”, dijo Trump en agosto sobre las personas que pensaba nombrar en su gabinete.

Pero sus primeros nombramientos de altos cargos este viernes fueron para veteranos conservadores y halcones , que apoyaron con entusiasmo su campaña cuando era criticado por figuras de su propio Partido Republicano.

Para el cargo de fiscal general, Trump eligió a Jeff Sessions , un senador de 69 años conocido por sus posturas antiinmigrantes y cuyo nombramiento como juez federal en 1986 fue rechazado por polémicos comentarios de connotación racial que formuló.

Como consejero de seguridad nacional, uno de los cargos más influyentes de EE.UU., Trump eligió a Michael Flynn , un teniente general retirado de 57 años que ha calificado la fe musulmana como una ideología política y un “cáncer”.

Y para dirigir la CIA, Trump eligió a Mike Pompeo , un representante republicano de 52 años que ha criticado al presidente Barack Obama por acabar en 2009 con técnicas de interrogatorio de la agencia de inteligencia consideradas tortura.

Trump dijo que desingará a Jeff Sessions como secretario de Justicia. Es un senador de 69 conocido por sus comentarios raciales. Getty
Trump dijo que desingará a Jeff Sessions como secretario de Justicia. Es un senador de 69 conocido por sus comentarios raciales. Getty

Estas designaciones pueden estar en sintonía con algunas de las cosas que Trump dijo durante la campaña, pero contrastan con el anuncio de su portavoz de que reuniría “un equipo amplio y diverso” más allá de posiciones políticas.

Trump demuestra así que está dispuesto a mantener sus duras posiciones preelectorales, pero la pregunta ahora es cómo va a entenderse con el Congreso , incluso con el ala más moderada de su partido.

“En nuestro sistema de gobierno dividido, va a ser muy difícil para el nuevo presidente Trump simplemente lograr sus objetivos de política por hazaña”, sostiene Stephen Wayne, un profesor de gobierno de la Universidad de Georgetown experto en la Presidencia.

“Va a tener que trabajar con los líderes republicanos y algunos demócratas”, dice Wayne a BBC Mundo. “Y si lo hace, va a tener que modificar su retórica y abrirse a sí mismo a dar más concesiones”.

¿”Drenar el pantano”?

Para cumplir con su promesa de “drenar el pantano” de Washington, Trump planteó prohibirle a los funcionarios del gobierno realizar lobbies o cabildeos para el sector privado hasta cinco años después de dejar sus cargos.

La idea es evitar que miembros del Ejecutivo utilicen su experiencia y contactos para enriquecerse.

Pero los críticos advierten que, justo cuando Trump precisa llenar miles de cargos ejecutivos, esto podría quitarle incentivos para integrar el gobierno a potenciales colaboradores, por temor a que se estrechen sus opciones laborales luego.

Otros notan que el propio equipo de transición de Trump está integrado por personas que trabajaron para bancos de inversión o grandes corporaciones privadas.

Y han surgido interrogantes sobre la posición o influencia que tendrán en el próximo gobierno los hijos o el yerno de Trump, que manejarían a su vez negocios del magnate inmobiliario en el mundo.

Además, Trump planteó impedirle el cabildeo también a los legisladores y ponerles límites de mandatos, algo que podría irritar a miembros de su propio partido, que controla ambas cámaras del Congreso.

“Yo diría que tenemos límites de mandato ahora. Se llaman elecciones. Y eso no va a estar en la agenda en el Senado”, advirtió el senador Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana.

¿Deportaciones masivas?

“Lo que vamos a hacer es atrapar a las personas (inmigrantes) que son criminales y tienen antecedentes criminales, (…) probablemente dos millones, quizá hasta tres millones, y los vamos a sacar del país”, dijo Trump tras ser electo.

El anuncio, al igual que el nombramiento de Sessions como fiscal general, coincide con la promesa de campaña de Trump de endurecer la mano con los inmigrantes y aumentar las deportaciones.

Una de las grandes promesas de Donald Trump ha sido frenar la inmigración indocumentada en la frontera sur del país. Getty
Una de las grandes promesas de Donald Trump ha sido frenar la inmigración indocumentada en la frontera sur del país. Getty

Pero este plan se ha topado con el rechazo de autoridades de grandes “ciudades santuario” para inmigrantes, como Nueva York, Los Ángeles y Chicago, que se niegan a colaborar.

“Esta y otras ciudades a través del país harán todo lo posible para proteger a nuestros residentes y para asegurarnos que las familias no sean destrozadas”, dijo el alcalde de Nueva York, el demócrata Bill de Blasio, tras reunirse esta semana con Trump.

Expertos en migración advierten además que los inmigrantes indocumentados con antecedentes criminales en EE.UU. son menos de un millón y que para expulsarlos tendrán que pasar primero por cortes migratorias sin suficientes jueces.

“No hay forma rápida de deportar tres millones de personas”, dice a BBC Mundo Wendy Feliz, portavoz del American Immigration Council, un grupo sin fines de lucro en Washington,

¿Mejores salarios y comercio?

Trump también prometió equilibrar la balanza comercial de EEUU, actualmente en rojo, y estimular la actividad doméstica con obras de infraestructura o evitando que las industrias locales abran fábricas en otros países.

Pero, como ha demostrado la depreciación del peso mexicano frente al dólar tras las elecciones, cualquier expectativa de mejora de actividad en EE.UU. o de empeoramiento de la economía en otros países puede aumentar el valor de la divisa estadounidense ante otras monedas.

Donald Trump iniciará su gobierno el 20 de enero de 2017, cuando jure como el presidente número 45 en la historia de EEUU. Getty
Donald Trump iniciará su gobierno el 20 de enero de 2017, cuando jure como el presidente número 45 en la historia de EEUU. Getty

 

Y eso a su vez le haría perder competitividad a la industria estadounidense fuera de fronteras, complicando aún más la tarea de acabar con el déficit comercial.

“El tema del comercio internacional es muy difícil. En el pasado, presidentes y Congresos anticomercio recurrieron a mayores aranceles, que usualmente se encuentran con mayores aranceles en otros países. Eso resulta en menos exportaciones, pero más compras domésticas “, dice Wayne.

Y advierte que la idea de que Trump aumentará la cantidad de empleos bien pagos también enfrenta desafíos en un sistema capitalista donde el gobierno no controla la economía.

“Trump ha creado grandes expectativas”, señala Wayne, “que van a ser difíciles de llenar”.

Te recomendamos