Niños dan gracias por la diversidad cultural

Menores del Pre-K Center del Distrito 20 crearon y cantaron canciones, decoraron sus salones de clase y aprendieron sobre la cultura de 15 países en el primer festival anual por Thanksgiving

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue al Campeón de los Hispanos en Facebook
Niños dan gracias por la diversidad cultural
Julio Rosales y su hijo Kevin Rosales, de 5 años, alumno del Pre-K Center del Distrito 20, Brooklyn. Fot Carmen Molina

“No debe haber racismo”, es la primera frase que dice Emilda Juárez, al razonar sobre la convivencia con personas de todas partes del mundo en una ciudad como Nueva York.
La señora es madre de Andrea López, de 5 años, quien asiste al Pre-K Center del Distrito 20 en Brooklyn. En el momento de colocarle bien el abrigo para regresar a casa, ella compartió sus impresiones sobre Primer Festival Multicultural “Damos gracias por nuestra diversidad”.

“Ellos son niños y se divierten. Nosotros les explicamos que aunque hablen diferentes idiomas se les debe tratar igual”, indicó. Nosotros, es decir los latinos, también merecemos respeto, añadió Emilda: “Como todos, somos diferentes pero somos humanos”.

El día del Festival, maestras vestidas con saris y trajes del medio oriente, entre otros atuendos tradicionales de varias partes del mundo, dieron la bienvenida a los alumnos del centro, que provienen de diversos contextos culturales. Por la zona, la mayoría de salones cuenta con gran población árabe, asiática e hispana.

Toda la decoración del Pre-K Center es alusiva a valores cívicos, como la unidad, el respeto a las diferencias y, en especial, la gratitud por la diversidad, la cual fue representada por banderas de casi todos los países del mundo.

Ambiente y decoraciones  alusivas a la diversidad cultural con motivo del Primer Festival del Día de Acción de Gracias en el Pre-K Center del Distrito 20.
Ambiente y decoraciones alusivas a la diversidad cultural con motivo del Primer Festival del Día de Acción de Gracias en el Pre-K Center del Distrito 20.

“En Noviembre nosotros damos gracias por nuestra diversidad”, dice uno de los carteles de bienvenida, decorado con banderas de Kenya, Rusia, Italia, Canadá, Japón e Israel. Las de Estados Unidos y México estaban en la base, una al lado de la otra, como países vecinos y hermanos.

Ante la presente coyuntura de incertidumbre y temor por la ola de intolerancia para diversidad comunidades de minorías -incluso en Nueva York, una ciudad liberal y tolerante- este esfuerzo no pasa inadvertido.

“Está bueno que le enseñen a los niños todo eso. Para empezar tenemos que darle gracias a Dios, siempre hay que darle gracias. Acá venimos de diferentes culturas: tenemos que respetar para que nos respeten, a nosotros y a nuestras creencias”, dijo por su parte Julio Rosales, originario de Guatemala, al tiempo que buscaba a su hijo Kevin.

Un país o región

Cada uno de los 15 salones del Pre-K Center se convirtió en un país o región: Egipto, Jamaica, Puerto Rico, Grecia, África, Barbados, India, Polonia, Guatemala, Israel, Irlanda, Italia, Rusia, China y Brasil. Por ejemplo el de Puerto Rico, atendido por Mrs. Petrou y Mrs. Ho, los niños crearon máscaras de carnaval, aprendieron sobre el bosque tropical, pusieron un puesto de venta de piraguas y crearon una canción para la ranita Coquí.

En el salón de Guatemala, de las maestras Trelles y Castellano, los niños pintaron un mural con bosques verdes y volcanes.

El evento, de acuerdo con las autoridades, fue inspirado en las metas de todo el programa que son enseñarle a los niños más pequeños los valores de respetar nuestras diferencias, mientras abrazamos nuestra diversidad cultural y etnias. “Liderando el ejemplo, los administradores y profesores reconocen que construir una base de bondad, tolerancia y cuidado a este nivel temprano, en última instancia, produce una comunidad fuerte donde conviven todas las personas de todos los orígenes en armonía”.

La directora de Educación Temprana, Dianne Gounardes expresó que el programa fue construido bajo la premisa de que debemos aprender a aceptar y respetar todas las culturas, razas y religiones en orden de convertirnos en ciudadanos productivos del mundo.

Las profesoras Andrea Sideli y Allison Rodríguez, a cargo del salón 115 -que fue convertido en Egipto para el festival- manifestaron que si bien los alumnos están pequeños, ellos se emocionan al conocer sobre las culturas y el mundo.
“A estas alturas, para ellos, es plantar una semilla que se desarrollará con el tiempo y es parte de los beneficios que gozan los niños que se benefician del prekinder”, señalaron.

Cifras

1,200 familias, aproximadamente, se benefician del programa de Educación Temprana en el Distrito 20.

4,211 aplicaron al Distrito 20 para el año 2016-2017, lo cual evidencia la gran necesidad de programas para atender a la población preescolar.

Te recomendamos