Video interactivo: Así se vive la brutalidad de la violencia doméstica contra las mujeres

En el Día Internacional de Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, una experiencia interactiva muestra las formas más sutiles y más brutales del maltrato

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue al Campeón de los Hispanos en Facebook
Video interactivo: Así se vive la brutalidad de la violencia doméstica contra las mujeres
Este 25 de noviembre es el Día Internacional de Eliminación de la Violencia Contra la Mujer.
Foto: Captura de YouTube

Son las seis de la tarde, entro en esta casa por primera vez. Me recibe una joven desconocida, me dice que se llama Eugenia, me habla como si me estuviera esperando. Me invita a sentarme en un sillón, en el living. Me cuenta que su hermana, Laura, está en la cocina con su esposo, Pablo. Me dice que tiene miedo de lo que pueda pasar.

Miro a mi alrededor y veo estantes con fotos de una familia: Laura, Pablo y su hija. Hay un televisor que sintoniza un canal de noticias donde cuentan sobre un caso de violencia de género. Eugenia me recuerda que su hermana y el esposo están en la cocina y que hay una situación de tensión. Me invita a pasar. Sólo queda aceptar.

Camino unos pasos, guiada por Eugenia, hacia la puerta que lleva a la cocina. Al atravesarla me encuentro con dos técnicos que me colocan un casco 3D. Cuando está instalado veo la misma cocina a través de la pantalla que me cubre los ojos. Escucho la voz de un hombre que se acerca. Bajo la mirada y veo “mis” manos. Que ya no son las mías, sino las manos de Laura, que sostiene un celular con funda rosa. Entonces aparece el hombre, que me habla. Está nervioso, enojado. Me doy cuenta de que es Pablo, el esposo de Laura, que le habla a ella (que en la realidad virtual soy yo).

Pablo me revisa la billetera, cuestiona mis gastos, me pregunta con quién estaba hablando por el celular. Levanta el tono de voz. Me asusta. Me dice que soy inservible, se acerca, demasiado, apoya las manos sobre la mesa, y me mira directo a los ojos. La pantalla se oscurece y aparece un mensaje: “1 de cada 3 mujeres vive atrapada en esta realidad. Si sos víctima o conocés a alguien que necesite ayuda, llamá al 144”.

“S.O.S. ella”: hablan las creadoras del experimento

La experiencia interactiva fue organizada por la ONG La Casa del Encuentro junto a Fundación AVON, a través de la productora Kamtchatka, para concientizar sobre la violencia de género en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer que se conmemora hoy.

La titularon “S.O.S. ella”, en un juego de palabras que habla del peligro, del pedido de ayuda y de experimentar, en primera persona, una situación que puede atravesar a cualquiera. Las personas que reciben en la casa son, en realidad, actores. El guión fue construido a través de relatos de víctimas que acudieron a La Casa del Encuentro.

Celeste F. Bartolomé
Celeste F. Bartolomé. Foto: LA NACION / Brenda Struminger

Celeste F. Bartolomé, de 30 años, estudiante de Trabajo Social, escuchó sobre la iniciativa en un programa de radio y decidió acudir con su hija de tres años. Quería ver de qué se trataba, si podía servirle para su trabajo. La experiencia la conmovió de tal forma que los organizadores debieron contenerla. Después contó a LA NACION, con los ojos todavía hinchados por las lágrimas, que ella misma fue víctima de ese tipo de violencia, que no incluye golpes pero es igualmente dañina. Lo que se tipifica como “violencia psicológica”.

“Tuve un par de experiencias de noviazgos violentos, pero sin llegar a golpes y moretones”, relata Celeste. “El último fue el que me terminó de destruir la autonomía. Y eso es algo muy sutil, que es incluso peor que lo más visible del golpe. No sabes qué es tuyo, qué piensas, todo pasa por el otro. Me sentí muy identificada [con la experiencia]. Muchas podemos leer sobre violencia de género, pero pocas están exentas del machismo que venimos mamando desde la cuna. La primera machista es una”.

Dos referentes de La Casa del Encuentro que estaban presentes contaron que el proceso de construcción de la experiencia duró aproximadamente cinco meses y fue muy exhaustivo para crearla lo más cercana a la realidad posible. “Cada palabra, cada detalle de los gestos del actor, fue tomado de casos reales, de mujeres que fueron a la Casa del Encuentro. Quien pasó por esta situación sabe que es casi de manual todo lo que se ve. Fue un trabajo muy comprometido, cuidando el detalle, que es lo que permite que lo que ves te pase por el cuerpo, a pesar de que no haya golpes. A veces, mostrar sólo lo más extremo no permite ver las pequeñas cosas cotidianas que hacen a la violencia”.

Martín, el actor que personificó a Pablo, dijo que le costó hacer el personaje. “En general me convocan para hacer de malo, pero esto fue distinto, no es lo mismo que tener un arma, por ejemplo. Me costó mucho entrar en un personaje así. Y después, me costó salir”, contó.

La iniciativa se presentó por primera y única vez ayer en una casa de Palermo. Pero las organizadoras no descartan repetirla en un futuro a través de módulos instalados en puntos de alta concurrencia, como shoppings. Por el momento, la experiencia 3D está disponible en YouTube.

El Día Internacional de la Violencia Contra la Mujer

El 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) declaró el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. A través de una resolución, invitó a los gobiernos, las organizaciones internacionales y las organizaciones no gubernamentales a que organicen en ese día actividades dirigidas a sensibilizar a la opinión pública respecto al problema de la violencia contra la mujer.

La iniciativa en realidad surgió antes, en 1981, a partir de la convocatoria de militantes en favor del derecho de la mujer. La fecha fue elegida como conmemoración del brutal asesinato en 1960 de las tres hermanas Mirabal, activistas políticas de la República Dominicana, por orden del gobernante dominicano Rafael Trujillo.

Martín, actor, que personifica a Pablo, el violento de la pareja ficticia
Martín, actor, que personifica a Pablo, el violento de la pareja ficticia. Foto: LA NACION / Brenda Struminger
El pasillo de entrada a la casa donde se montó la experiencia
El pasillo de entrada a la casa donde se montó la experiencia. Foto: LA NACION / Brenda Struminger
El living de la casa donde se montó la experiencia; a la izquierda, "Eugenia", a la derecha, una participante
El living de la casa donde se montó la experiencia; a la izquierda, “Eugenia”, a la derecha, una participante. Foto: LA NACION / Brenda Struminger
En el living de la casa donde se montó la experiencia transmiten imágenes de una noticia de violencia de género
En el living de la casa donde se montó la experiencia transmiten imágenes de una noticia de violencia de género. Foto: LA NACION / Brenda Struminger
En la cocina de la casa donde se montó la experiencia trabajaron técnicos y productores
En la cocina de la casa donde se montó la experiencia trabajaron técnicos y productores. Foto: LA NACION / Brenda Struminger

Te recomendamos