El avionazo del Chapecoense no es el que dejó más deportistas muertos

La tragedia que envolvió al equipo de fútbol americano de la Universidad de Marshall es la peor en la historia para un equipo deportivo, pero se levantaron de las cenizas, algo que se le desea al club brasileño de fútbol

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a El Diario NY en Facebook

El avionazo del Chapecoense no es el que dejó más deportistas muertos

Entre los muchos accidentes de aviación en los que se ha visto envuelto un equipo deportivo, el del equipo brasileño de fútbol Chapecoense no es el que más muertos sumó. Ese nada honroso primer sitio le corresponde al trágico Vuelo 932 de la aerolínea Southern Airways, un Douglas DC-9 con cinco integrantes de tripulación que trasladaba a Huntington, West Virginia, a 70 personas del equipo de fútbol americano de la Universidad de Marshall.

Fue la tarde-noche del 14 de noviembre de 1970 cuando los famosos ‘Thundering Herd’ regresaban a su terruño tras perder ante los Pirates de East Carolina 17-14 en un vuelo lleno de jugadores, cuerpo técnico y seguidores que salió del aeropuerto Stallings Field de Kinston y que terminó por estrellarse en una colina boscosa aledaña al aeropuerto Huntington Tri-State/Milton J. Ferguson Field de Ceredo en West Virginia, causando la mayor tragedia que haya experimentado el deporte de Estados Unidos. No hubo sobrevivientes y no fue posible identificar a seis cuerpos.

Autoridades de aviación determinaron en un informe oficial dado a conocer el 14 de abril de 1972 que el accidente había sido causado por la baja altitud a la que volaba la aeronave y por una aproximación imprecisa a la pista bajo condiciones meteorológicas adversas. Sin embargo no pudieron determinar la razón de la pérdida abrupta de altura, misma que se presume pudo haber sido causada por un error en el altímetro y a la falta de conocimiento de la zona por parte de la tripulación.

El partido

Una tragedia que marcó al deporte de EEUU

La película que describe la regeneración del equipo de la Universidad de Marshall

Te recomendamos