Los peores errores al enviar un mensaje de texto a la persona equivocada

Algunos casos son divertidos y otros realmente dramáticos

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue al Campeón de los Hispanos en Facebook
Los peores errores al enviar un mensaje de texto a la persona equivocada
Foto: Shutterstock

A todos nos ha pasado alguna vez: cuando nos damos cuenta de que enviamos un mensaje de texto a la persona equivocada, es demasiado tarde.

Pero también hay de errores a errores. ¿Qué tal escribir un mensaje ardiente para tu date y descubrir que en realidad se lo enviaste a tu papá? ¿Y qué hay de criticar a un compañero de trabajo y darte cuenta de que le enviaste el mensaje a él mismo?

El sitio Wrong Number Texts recopiló los peores casos de mensajes de texto enviados a las personas equivocadas… o equivocadísimas.

Te dejamos algunos para que recuerdes que siempre vale la pena verificar a quién le estás enviando un mensaje que podría ser comprometedor y para que te diviertas:

texto1
– Cómo se enojaría Val si supiera que estuve en la playa bebiendo piñas coladas hoy.
– ¡Wow! Increíble. Así que NO estás enfermo. Realmente te necesitábamos aquí hoy.
– ¡Estoy enfermo! Estaba resfriado así que vine a sentarme en el sol.
– Sí, seguro. Es tu tercer strike. Habla con Tom el lunes.

texto2
– Tengamos sexo hoy😉 Trae condones.
– ¿Y tu mamá?
– No necesita saber.
– ¡Ok! Si eso crees.
– ¿Qué te pasa Arnie? Ese mensaje era para mi novio. Tú eres mi padrastro. ¿Qué te pasa?
– Tú tienes 24 y tu mamá y yo nos separamos.

texto3
– Creo que tendré la primera experiencia lesbiana de mi vida. ¡Estoy emocionada pero nerviosa!
– Mamá, ¿qué te pasa?
– No quería enviarte ese mensaje.
– No, y yo tampoco quería saber.
– Es sólo una broma entre Liz y yo.
– Sí, claro, seguro.

texto4
– Llevé a Jenny al Red Lobster y comió suficiente comida para 20 personas. ¡Voy a tener que conseguir un segundo
trabajo para alimentarla!
– Tres palabras, Gary: vete al diablo.
– ¡Oh! El mensaje era para Max. Sólo estaba bromeando, lo siento.
– Era una noche de camarones ilimitados, por supuesto que comí mucho. No me escribas nunca más.

texto5
– ¡Hey, quiero montar el pony esta noche! ¿Estás listo para el rodeo?
– ¡Dios mío, mamá! No llegaré a casa esta noche, ¡ahhhh!
– Oops. Lo siento cariño, ese mensaje era para tu papá. Sólo borra esa imagen de tu mente.

texto6
– ¡Hoy es nuestra noche, mía y de Kyle! Estoy nerviosa, pero emocionada. Llámame.
– ¿LA NOCHE PARA QUÉ? Espero que hables de tu tarea de matemáticas.
– El mensaje era para Dani. ¡Perdona papá! Ignóralo.
– Claro que lo haré. Contesta el teléfono.

Te recomendamos