Martes 21 de Febrero 2017

En NYC se deja sentir el paro de los inmigrantes

Varios dueños de restaurantes y tiendas en la Gran Manzana apoyaron a sus empleados que se unieron a la protesta “Un día sin inmigrantes”

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a El Diario NY en Facebook

En NYC se deja sentir el paro de los inmigrantes
El restaurante venezolano El Cocotero cerró sus puertas con un cartel que lee "Nostros amamos a América pero el Gobierno no nos ama a nosotros" Foto Mariela Lombard
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Ramiro Yupa llegó a la ciudad de Nueva York el año pasado, buscando mejores oportunidades económicas para sustentar a su familia en Ecuador. Hace tres meses, el hombre de 38 años comenzó a trabajar en el restaurante Blue Ribbon Brasserie, en SoHo, limpiando y ayudando con la preparación.

Desde que Donald Trump ganó la presidencia, el inmigrante ha estado preocupado sobre todo por las políticas de deportaciones de la nueva administración, pero este jueves se sintió un poco más seguro tras recibir el apoyo de sus propios patrones. “Me siento protegido porque el jefe del restaurante nos está apoyando”.

Blue Ribbon Brasserie fue uno de muchos restaurantes y negocios de la Gran Manzana que cerraron sus puertas en apoyo a la manifestación nacional llamada “Un día sin inmigrantes”, que se llevo a cabo por la convocatoria que hicieron individuos en las redes sociales o en la calle regando la voz.

“Cuando empleados que no han faltado un día de trabajo en 25 años van a donde ti y te piden por un día libre para marchar contra la injusticia, la respuesta es fácil”, leía el letrero colocado en la puerta del restaurante anunciando que estaban cerrados. Los socios de Blue Ribbon decidieron no abrir siete de sus locales en la ciudad de Nueva York.

Trabajador de Blue Ribbon, Ramiro Yupa no trabajo en señal de protesta. Un Dia Sin Inmigrantes.
Trabajador de Blue Ribbon, Ramiro Yupa no trabajo en señal de protesta. (Foto por Mariela Lombard)

El restaurante Mexicano La Contenta, en el Lower East Side, también cerró sus puertas y utilizó las redes sociales para dejarle saber a sus clientes que habían decidió apoyar a los inmigrantes.

“Decidimos cerrar porque al final de cuentas como negocio yo no puedo hacer nada sin ellos”, dijo el chef Luis Arce Mota sobre sus empleados. El codueño de La Contenta indicó que todos los trabajadores son inmigrantes de Guatemala, Colombia, Honduras y México.

#adaywithoutimmigrants #orgullosamentemexicanos 🇲🇽

Una publicación compartida de La Contenta NYC (@lacontentanyc) el 15 de Feb de 2017 a la(s) 4:29 PST

//platform.instagram.com/en_US/embeds.js

Y los inmigrantes no solo son trabajadores, también son dueños de miles de restaurantes a través de la ciudad, según indicó Andrew Rigie, director ejecutivo de la Alianza de Hospitalidad en la Ciudad de Nueva York. “Los inmigrantes son fundamentales a nuestra industria y la diversidad de las cocinas”, expresó. Sin embargo, la organización no tomó una posición sobre la protesta.

Otros lugares como Eataly y Lenwich Sandwich mantuvieron algunas de sus operaciones abiertas, pero apoyaron a sus empleados inmigrantes asegurando que no habría repercusiones por faltar al trabajo este jueves.

Pero no solo fueron los propietarios de restaurantes los que cerraron.

Dina Leor, dueña de la tienda de artesanías mexicanas La Sirena, siempre ha soñado con una semana en la cual los indocumentados dejen de trabajar. Por eso al enterarse de la acción, se sumó en nombre de sus amistades y amigos indocumentados quienes “están sufriendo por el miedo”.

“Si eres una persona buena, estás trabajando, y estás haciendo tu parte por nuestro país, por qué no puedes estar aquí?”, se preguntó.

Dina Leor, dueña de la tienda de artesanías mexicanas La Sirena, siempre ha soñado de una semana donde los indocumentados dejen de trabajar. Por eso al enterarse de la acción, se sumó en nombre de sus amistades y amigos indocumentados quienes “están sufriendo por miedo”.

“Si eres una persona buena, estás trabajando, y estás haciendo tu parte de nuestro país, por qué no puedes estar aquí?” preguntó.

//platform.instagram.com/en_US/embeds.js

Pero no todos los inmigrantes pudieron participar. El dominicano Milton Silverio dijo que se enteró de la protesta muy tarde. El camionero explicó que no podía faltar al trabajo porque no hay nadie que lo sustituya. Aunque le parece bien la protesta, cree “que la mejor forma en que los inmigrantes podemos demostrar el poder es en las urnas” en el 2018.

El mexicano Víctor Gallardo, que estaba haciendo un delivery en la calle 18, expresó que no faltó a su trabajo de la mañana por miedo a que usaran su ausencia como evidencia para despedirlo. Pero, aseguró, faltaría a su otro trabajo en la noche en el restaurante Bare Burger, ya que los jefes le mandaron un mensaje de apoyo. En vez de trabajar dijo que “queremos ir con todos los compañeros a la manifestación”.

Trabajador de deliveries, Victor Gallardo. Un Dia Sin Inmigrantes.
Trabajador de deliveries, Victor Gallardo. Foto Mariela Lombard

Apoyaron pero no se involucraron

El saber con exactitud cuál fue el alcance de la convocatoria para la manifestación de este jueves es muy difícil, debido a que la protesta no fue organizada por la grandes organizaciones pro inmigrantes a nivel nacional y estata, que tienen una mayor alcance a la hora de movilizar a la comunidad inmigrante. Sin embargo, activistas aseguraron que aunque no estuvieron envueltos directamente en organizar esta manifestación, sí dieron su apoyo a las intenciones.

El miembro de la organización Se Hace Camino Nueva York (MRNY), Carlos Vargas observó muchas tiendas cerradas en Staten Island. “Hoy nos muestran cómo la comunidad se une para luchar en contra de un sistema de inmigración roto e injusto. Estamos luchando para proteger a los 11 millones de inmigrantes indocumentados”, dijo.

Además de MRNY, la Coalición de Inmigrantes de Nueva York (NYIC) también apoyó la idea de la manifestación. “El hecho de que la gente quiere participar y hacer un comentario es muy poderoso”, dijo Thanu Yakupitiyage, vocera para de NYIC.

Ella notó que en su vecindario de Crown Heights se le hizo difícil encontrar un café en la mañana. “Después de hoy, por todo el gran interés, habrán conversaciones para hacer esto más”, añadió.

Una industria de inmigrantes

Una portavoz de ROC United, una organización de empleados y empleadores que aboga por mejores condiciones laborales en los restaurantes, indicó que apoyaban este “día sin inmigrantes que dan vida de esta industria”.

Esta misma portavoz recordaba que ROC United está fundada por un inmigrante y por la hija de un inmigrante.

En esta organización saben que este llamado a la protesta nació orgánicamente con la ayuda de las redes sociales y sin una organización detrás y consideran este hecho como algo positivo. “Lo que estamos viendo es un movimiento de solidaridad que está creando un alineamiento de posiciones”.

Lo que esperaba esta organización era que se realizaran cierres de restaurantes parciales o durante todo el día, por parte de inmigrantes y por parte de quienes no lo son pero trabajan con ellos. “Cuando se toma el camino de la acción, uno se siente más fuerte”

Ausencia en escuelas

En algunas escuelas de la ciudad, principalmente en los vecindarios con gran población inmigrante, como en Jamaica, Queens, se notó la ausencia de estudiantes por la decisión de sus padres de no enviarlos y unirse de esa manera a la jornada sin “inmigrantes”.

Un menor, de origen ecuatoriano, contó que en su salón en un plantel educativo en ese vecindario era notable la falta de compañeros. Y al preguntarle a la maestra, esta respondió que se debía a la jornada   sin “inmigrantes”.

En un comunicado, Toya Holness, portavoz  del Departamento de Educación, dijo que cada estudiante  en la ciudad de Nueva York “tiene el derecho de asistir a la escuela pública, independientemente de su estatus migratorio”, agregando que proporcionan guía a las escuelas y familias en la carta de la Canciller. “Las escuelas reciben el apoyo constante de los superintendentes y seguimos dedicados a asegurar que los estudiantes tengan un ambiente de aprendizaje seguro e inclusivo en cada plantel escolar”.

 

 

Te recomendamos