Muere voluntario hispano del 9/11

Nueva York – El médico forense de la ciudad investiga las causas de la muerte de un mexicano que trabajó como voluntario en las tareas de limpieza de la Zona Cero.

El cuerpo de Rafael Hernández, de 49 años, fue hallado en su domicilio de Queens el domingo pasado, según se informó ayer.

Hernández, quien en su momento dijo que había sido bombero en su país natal, fue diagnosticado en el 2002 con enfermedades relacionadas a la exposición del aire contaminado en la Zona Cero.

Su cuerpo fue hallado por su compañero de piso alrededor de la 9 p.m. el domingo en Jackson Heights. Las autoridades acudieron al lugar y lo trasladaron a la morgue de Queens.

La portavoz del Médico Forense de Nueva York, Ellen Borakove, manifestó que el cuerpo estaba siendo examinado y que “se necesita hacer más pruebas para determinar la causa del deceso”.

La Policía aseguró que no había sospecha de que se tratara de algún homicidio.

Hernández estaba deshabilitado y había sido hospitalizado por asma y otros problemas respiratorios, según personas que lo conocían.

Él trabajó con un grupo de enfermos del 9/11 durante varios años y estos se reunieron anoche en la sede de la organización, ‘Fronteras de Esperanza’, para recordar al difunto.

Parientes de Hernández no quisieron ayer ofrecer declaraciones a la prensa.

La familia fue notificada en horas de la tarde en México de lo sucedido. El consulado mexicano estará encargado del funeral y de repatriar el cuerpo a Distrito Federal.

Debido a la investigación en curso, hasta ayer se desconocía la fecha del funeral.

Hernández estaba divorciado. Deja a tres hijos: Sharon, de 18, Aurora, de 17, y Nicolas Rafael, de 16. Todos viven en la capital mexicana.

Un amigo del difunto, quien no quiso dar su nombre, dijo: “Él vivía por su comunidad y por sus hijos. Él quería estar cerca de ellos. Él tenía tantos sueños”.