Alivio para indocumentados con licencias de conducir

Tucson/EFE – Un juez suspendió permanentemente un programa estatal que requería la verificación de domicilio de inmigrantes indocumentados con licencia de conducir en Nuevo México hasta que el mismo sea debatido en corte.

“Esta es una excelente noticia, un gran triunfo para nuestra comunidad que temía que sus licencias fueran revocadas”, dijo esta semana Marcela Díaz, de Somos un Pueblo Unido con base en Nuevo México.

A finales del pasado mes de agosto la juez del distrito de Santa Fe, Sarah Singleton, emitió una orden que suspendía temporalmente el programa de verificación de direcciones de 10.000 extranjeros que han obtenido licencias de conducir en Nuevo México.

La decisión de hoy de la misma juez bloquea la implementación de este programa de forma permanente hasta que se debata en corte, en respuesta a una demanda interpuesta también el pasado mes de agosto por el Fondo Mexicoamericano para la Defensa Legal y la Educación (MALDEF), legisladores estatales y residentes de Nuevo México.

“Esta orden suspenderá la implementación de este programa por lo menos hasta el próximo año”, aseguró Díaz.

Mientras se prepara la lucha judicial, en los próximos días el Legislativo de Nuevo México debatirá por lo menos tres propuestas de ley que proponen desde establecer nuevos requisitos para que los indocumentados puedan obtener licencias de conducir hasta una iniciativa que pretende negarles este beneficio.

Las iniciativas que serán consideradas incluyen la HB18, la cual revocaría la ley estatal aprobada en 2003 que otorga licencias de conducir a inmigrantes indocumentados, pero no revocaría las que ya fueron otorgadas.

Mientras que la iniciativa HB22, establecería restricciones más severas para que los residentes de Nuevo México “sin papeles” puedan obtener una licencia de conducir. Los indocumentados estarían obligados a renovar sus licencias cada dos años.

La HB26 propone establecer un sistema similar al implementado en el estado de Utah, donde los extranjeros que no pueden comprobar la legalidad de su estatus migratorio podrán tramitar “un permiso” para conducir, pero éste no podrá ser utilizado como una forma de identificación oficial ante el Gobierno federal.

Díaz aseguró que Somos Un Pueblo Unido no se opone a que se impongan restricciones o nuevos requisitos para que los indocumentados puedan obtener licencias de conducir.