Capturan presuntos asesinos de jefe antinarcóticos

Santo Domingo – Las autoridades capturaron la madrugada de ayer a un cabo de la Policía Nacional y a un civil a los que señalan como autores materiales del asesinato del teniente coronel César Augusto Ubrí Boció, asistente personal del jefe de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), mayor general Rolando Rosado Mateo.

La Policía Nacional identificó a los presuntos asesinos como el cabo de la Policía Wascar Antonio Cavallo Montero y el civil Michael Cury, a quienes se les ocuparon el arma homicida, una escopeta calibre 12 milímetros, así como un fusil M-16, una pistola, un revólver y cuatro chalecos antibalas, entre otros pertrechos militares.

Ubrí Boció, miembro del Ejército Nacional asignado a la DNCD, fue asesinado pasadas las 8:30 de la noche del domingo mientras se encontraba en su vehículo, acompañado de la subconsultora de la agencia antinarcóticos, Yocasta Maríñez Madera, frente a la Iglesia Divino Niño, del exclusivo sector Las Praderas, en esta capital, a escasa distancia de donde el oficial residía junto a su esposa e hijos.

El jefe de la Policía, mayor general José Armando Polanco Gómez, informó que los dos presuntos asesinos fueron apresados mientras eran perseguidos cuando trataron de entrar violentamente en una camioneta a la sede del Ministerio de las Fuerzas Armadas, en esta capital, llevándose de encuentro la puerta de hierro que da acceso al recinto castrense.

Dijo que la captura de los dos sospechosos se produce luego “de una ardua labor de inteligencia coordinada entre la Policía y la DNCD”.

Polanco Gómez indicó que de inmediato dispuso la expulsión deshonrosa del alistado Cavallo Montero y su entrega a las autoridades del Ministerio Público para que sea sometido a la justicia. También, ordenó la suspensión del mayor sicólogo Wascar Antonio Cavallo Deñó, padre del supuesto homicida.

Informó además que dispuso la suspensión en funciones del coronel Manuel de Jesús Feliz Bello, quien tenía cargado al cabo apresado.

“La medida fue adoptada al observar que el mayor Cavallo Deñó no tenía control de las actuaciones de su hijo”, dijo. Añadió que hace un tiempo Cavallo Montero fue expulsado de la institución por mala conducta, pero fue reintegrado posteriormente gracias a la intervención de su padre.

El Jefe de la Policía ofreció la información durante una rueda de prensa en la que le acompañaron el jefe de la DNCD Rosado Mateo, así como por el fiscal del Distrito, Alejandro Moscoso Segarra. También, estuvo presente el mayor general Luis Payán Areché, director de Inteligencia de las Fuerzas Armadas J-2.

Polanco Gómez dijo que los dos imputados fueron interrogados por oficiales de la Policía, la DNCD y la Fiscalía del Distrito Nacional. Añadió que las autoridades “amplían las investigaciones para determinar otros posibles implicados en el crimen de Ubrí Boció y para la recolección de evidencias que permitan reforzar la acusación en su contra”. Explicó que “Cavallo Montero utilizó un carro marca Honda Accord para perseguir la jeepeta Toyota Runner de Ubrí Boció hasta el lugar donde fue asesinado, conforme reveló el propio imputado.