Confirman victoria de la ‘U’

Asunción/EFE – La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) declaró concluido el partido entre el Nacional uruguayo y Universidad de Chile suspendido la noche del miércoles tras la agresión desde las gradas a un juez de línea, anunció ayer el organismo.

El árbitro central paraguayo Antonio Arias suspendió el partido en el minuto 47 después de que su auxiliar en una de las bandas Milciades Saldívar recibió fue golpeado la cabeza con un rollo de papel lanzado desde las tribunas del estadio Parque Central, de Montevideo, donde se disputaba el encuentro de la Copa Sudamericana.

El equipo chileno ganaba 2-0, resultado que le clasificó para los octavos de final del torneo en el que toman parte equipos de los diez países de la Conmebol.

“Es triste este tipo de hechos que perjudican a los clubes y al fútbol sudamericano”, dijo a Efe el portavoz de la Conmebol, Néstor Benítez, al explicar que el partido “está concluido” y que un proceso definirá alguna sanción de los órganos punitivos del organismo.

En la misma competición, la Conmebol tiene otro caso vinculado con los desbordes ocurridos el martes último en el estadio George Capwell, de Guayaquil, donde el Olimpia derrotó por 2-1 al Emelec, en otro enfrentamiento de la segunda fase.

“Acabamos de asistir a la Copa América (en Argentina) que se desarrolló en forma impecable y es lamentable que ocurran estos hechos en la Sudamericana”, la competición regional del segundo semestre, añadió Benítez.

La prensa deportiva de Paraguay consideró que el Libertad manejó “a placer” el miércoles en Asunción al equipo colombiano de La Equidad, al que derrotó por 1-0, resultado que selló su pase a los octavos de final de la Copa Sudamericana.

“El cuadro ‘gumarelo’ (como también se conoce al Libertad) manejó el cotejo sin muchos problemas y ahora deberá enfrentar al Sao Paulo de Brasil”, destacó el matutino Abc Color.

Ese diario consideró que el equipo asunceno “apostó por un esquema netamente ofensivo, con volantes apoyando de manera constante la tarea de los delanteros, llegando con muchos elementos a la hora de atacar”.

La Nación reseñó que el único gol del partido fue obra del defensor argentino Ignacio Canuto, al minuto 18.