Declara que Jackson ‘estaba fuerte’

Los Ángeles/EFE – El promotor de “This Is It”, los conciertos con los que tenía previsto reaparecer Michael Jackson en 2009, aseguró ayer en la segunda jornada del juicio por la muerte del artista que el cantante “estaba fuerte” en sus últimos ensayos.

Paul Gongaware reanudó ayer en la Corte Superior del condado de Los Ángeles su testimonio que quedó interrumpido al término de la primera sesión el martes por la tarde y explicó su relación con el “rey del pop”, así como su implicación en la contratación del médico Conrad Murray.

Murray está acusado de homicidio involuntario en relación con el fallecimiento del creador de “Thriller”, cuya vida terminó repentinamente el 25 de junio de 2009 por una intoxicación aguda de fármacos, en concreto por el abuso del anestésico hospitalario propofol.

Gongaware indicó que el 23 de junio, dos días antes de su muerte, el cantante “estaba fuerte” y lleno de energía sobre el escenario y calificó su último ensayo, el 24 de junio, como “un buen ensayo”.

El estado del artista durante esos días resulta de relevancia para la acusación que trata de circunscribir el fatídico desenlace de Jackson a una “flagrante negligencia” supuestamente cometida por Murray la jornada que murió el “rey del pop” y no a un deterioro continuado de la salud del artista.

La Fiscalía considera que el médico inyectó una dosis excesiva de propofol a Jackson y posteriormente lo abandonó en su habitación para atender una serie de llamadas telefónicas.

La defensa sostiene que Jackson era un adicto a los fármacos desde hacía años y que tomaba frecuentemente propofol para combatir el insomnio.

Los abogados de Murray afirman que Jackson se autoadministró una sobredosis de propofol y lorazepam cuando su doctor no estaba presente.

Gongaware, que trabajó en las giras “Dangerous” y “History” de Jackson, confirmó que el cantante tenía previsto 50 conciertos como parte de “This Is It” que iban a tener lugar en Londres entre julio de 2009 y marzo de 2010.

Durante ese período, Jackson, según indicó Gongaware, quería que Murray fuera su médico personal con un salario de 150.000 dólares al mes.

El contrato entre Murray, Jackson y la promotora AEG no llegó a ser firmado por las partes a pesar de que el doctor se describía a sí mismo como médico del cantante durante los últimos tres años, si bien no en exclusiva.

El documento tenía fecha de 1 de mayo y en él se indicaba que Murray cobraría de forma retroactiva su salario. Según declaró la abogada que redactó el contrato, Kathy Jorrie, AEG “no pagó a Conrad Murray”.

Actualmente existe otra demanda interpuesta por la familia de Michael Jackson contra AEG por considerar que la promotora actuó de forma irresponsable por no contratar a un doctor que “verdaderamente cuidara del bienestar” de Jackson y no “proveer equipamiento” apropiado para la atención sanitaria del artista.

La acusación citó entre la lista de negligencias de Murray que no contaba con máquinas para medir las constantes vitales de Jackson o aparatos para practicar la reanimación cardiopulmonar.