Entre la pasarela y la carretera

NUEVA YORK – Christy Turlington Burns planea correr mañana el Maratón de Nueva York con el fin de concientizar al público sobre la causa de su fundación: la salud materna.

Mientras se prepara para enfrentar las 26 millas (41,84 kilómetros), la modelo de madre salvadoreña dice haber hallado que trotar va bien con sus ocupados días de esposa y madre, modelo, empresaria, estudiante de una maestría, cineasta documentalista y filántropa. Dice que es una de las pocas cosas que puede hacer en cualquier lugar y a cualquier hora, y que al hacerlo piensa tanto en su respiración que hasta le parece relajante. “Creo que ya es parte de mi rutina. Es parte de mi vida”, dijo.

Por supuesto, por muchos años el modelaje fue su principal trabajo, recorriendo las grandes pasarelas del mundo y decorando portadas de las más prestigiosas revistas. A los 42 años, sigue posando frente a la cámara con regularidad, así que ejercitarse es, esencialmente, parte de su trabajo, y Turlington Burns ha sido una entusiasta practicante de yoga por 25 años. También ha sido una corredora por temporadas, llevando sus zapatillas a Londres y París cuando viaja a una sesión de fotos.

Turlington Burns se lanzó a correr de nuevo hace unos meses cuando el club New York Road Runners le ofreció a su organización caritativa, Every Mother Counts, diez puestos para correr en el maratón.