Fracasa intento por revocar licencias

Tucson/EFE – Los intentos de revocar una ley estatal en Nuevo México que otorga licencias de conducir a inmigrantes indocumentados fracasaron nuevamente cuando una sesión legislativa especial culminó sin una decisión al respecto.

El fin de semana terminó una sesión especial en la que se aprobaron distritos electorales, un paquete de 86 millones de dólares para mejoras y más fondos para los programas de estampillas de comida.

Una de las iniciativas que fracasó fue patrocinada por el legislador estatal independiente Andy Núñez, que buscaba revocar una ley estatal aprobada en 2003 que otorga licencias de conducir a extranjeros sin que tengan que comprobar su estatus migratorio en Estados Unidos.

La propuesta era apoyada por la gobernadora de Nuevo México, Susana Martínez, quien convirtió esta idea en una de sus promesas de campaña cuando fue electa en 2010.

Desde entonces, Martínez quien es la primera mujer latina electa en ese estado como gobernadora, ha tratado en varias ocasiones de revocar esta ley estatal, pero sin ningún éxito hasta el momento.

La mandataria republicana asegura que esta ley ha convertido al estado de Nuevo México en un “imán” para indocumentados que vienen de otros estados para obtener una licencia de conducir.

Un grupo de activistas y legisladores presentó una demanda en contra de un programa establecido por el estado que busca verificar las direcciones de 10.000 extranjeros escogidos al azar y que han obtenido licencias de conducir en ese estado.

La próxima sesión legislativa comenzará en enero y se espera que Martínez vuelva a intentar que se revoque esta ley.