Frío otoñal sorprende a la ciudad

La gente sale en busca de abrigos y remedios para hacer frente a la gripe

NUEVA YORK – Los neoyorquinos sacaron los suéteres del armario. El frío comienza a sentirse y la comunidad latina se prepara para evitar estragos por el frío otoñal.

El dominicano Francisco Meya, de 65 años, compró varios medicamentos para combatir la gripe. Él y su esposa, residentes de El Bronx, enfermaron en los últimos días y atribuyen su malestar al cambio de temperatura.

El invierno pasado, Meya se aplicó la vacuna antigripal, pero este año prefiere recurrir a opciones más tradicionales.

“Sigo usando los remedios de mi país. El jarabe Broncochem me alivia rápido, porque está fabricado con miel de abeja, berro y cebolla morada. Confío en lo natural”.

En cambio, la puertorriqueña Lorie Domínguez, dijo que pedirá a su médico que le receta la vacuna antigripal.

“En Nueva York el invierno es duro y la gripe me deja en cama por días, por eso me prevengo con tiempo. Ahora que empieza el frío me vacunaré”, aseveró Domínguez.

Para algunas farmacias, el cambio de temperatura incrementa sus ventas. Los aparadores exhiben jarabes para la tos y pastillas para las molestias de la garganta.

Stefany Melo, quien labora en una farmacéutica, dijo que los principales clientes son adultos mayores y madres que buscan aliviar los síntomas comunes del catarro en niños.

Melo comentó que la entrega de medicamentos a domicilio se incremento en los últimos días.

“Los jarabes hispanos son los que más se venden. Aunque estamos en Nueva York, los latinos nos seguimos curando con los productos de nuestros países”, aseguró

Las madres también se preparan para proteger a su familia en el invierno. La ecuatoriana Malina Herrero acudió al supermercado en busca de frutas con alto contenido de vitamina C.

“En mi país se acostumbra tomar té de limón fresco para evitar la gripa”, manifestó.

Ayer en la Avenida Saint Nicholas, al igual que en otros puntos de la ciudad, se podía ver a la gente en busca de ropa para la nueva temporada.

Antonio Salgado, quien trabaja en un almacén, comentó que los clientes latinos recibieron el cambio de temperatura con buenas compras.

Para este fin de semana se esperan temperaturas máximas de 68 grados y mínima de 52. Abríguese bien.