Hijos de capos crean ‘cartelitos’ en España

Los grandes cárteles de la droga han ampliado el negocio familiar en Madrid

Madrid/EFE – Los hijos de los dirigentes de los grandes cárteles de la droga colombianos han ampliado el negocio familiar en Madrid, donde funcionan versiones pequeñas de aquellos, menos violentos, más discretos y que anteponen el dinero a los enfrentamientos con la Policía o con grupos rivales.

Uno de estos “cartelitos”, liderado por dos hijas del histórico narcotraficante Martín Fernando Varón, alias “Martín Bala”, quien controlaba la organización desde Colombia, ha sido desarticulado recientemente en Madrid, con la detención de 22 personas, tal como informó ayer la Policía en Madrid.

“Martín Bala” participó activamente en la guerra del narcotráfico que tuvo lugar en Cali entre 2002 y 2005, que dividió el llamado ‘Cártel del Norte del Valle’ en dos facciones irreconciliables, y actualmente se cree que lidera el grupo criminal “Los Urabeños” junto a un histórico ‘narco’ que salió de la cárcel a principios de este año, Víctor Patiño Fomeque, alias “El Químico”.

“Los Urabeños” y otra banda conocida como “Los Rastrojos” se disputan el liderazgo en su zona y por eso disponen de “cartelitos” en diferentes países de Europa, entre ellos España.

El comisario jefe de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) de Madrid, José Luis Conde, explicó hoy que en Madrid podrían estar funcionando varios de estos “cartelitos”, que, aunque imitan a los grandes cárteles, son en realidad “miniaturas” por sus reducidas estructuras y por la cantidad de droga que mueven.

Estos minicárteles, en su mayoría liderados por hijos de históricos dirigentes de grandes organizaciones colombianas, repiten muchos patrones de sus mentores, como las marcas que imprimen en sus paquetes de droga, pero “son mucho menos violentos que los originarios, aunque profundizan más en el poder del dinero para la corrupción”.

Sus integrantes tienen la experiencia acumulada por sus respectivas familias, y además suelen haber estudiado en Estados Unidos o en Europa, lo que hace que estén más preparados y sean muy escurridizos.

Además, se caracterizan por su sencillez, ya que llevan una vida bastante austera, “absolutamente normal” en palabras de Conde, ya que no les interesa llamar la atención de la Policía ni de grupos rivales.

En lo que no ha cambiado tanto la manera de actuar de los narcotraficantes colombianos es en el cumplimiento de unas estrictas medidas de seguridad para no ser descubiertos, o para que en caso de serlo sólo sea detenida una parte del clan.

Así ocurrió en Madrid, donde a pesar de que una ardua investigación policial ha permitido detener a 22 personas lideradas por las hijas de “Martín Bala”, no se ha podido evitar la huida de uno de los dirigentes de la organización, Yovanni, sobre el que ahora pesa una orden de búsqueda internacional.