Hispanos marchan hacia Wall Street

Latinos y afroamericanos llegan al Parque Zuccotti para respaldar a 'indignados'

NUEVA YORK – Después de una caminata de 11 millas – durante seis horas – más de mil manifestantes hispanos y afroamericanos llegaron al Parque Zuccotti en el Bajo Manhattan la tarde de ayer.

La marcha, liderada por el senador estatal Adriano Espaillat y el concejal Ydanis Rodríguez, comenzó en la calle 181 en el Alto Manhattan e hizo un recorrido por todo el condado recogiendo a grupos comunitarios y miembros de sindicatos.

Al llegar al lugar – donde los Ocupantes de Wall Street llevan casi dos meses campando en carpas y comiendo comida donada por la comunidad – todo el parque estalló en aplauso y a pesar del dolor en los pies los marchantes alzaron sus voces de nuevo y gritaron, “¡Nosotros somos el 99!”

Después de dar una vuelta al parque, el concejal Rodríguez se detuvo delante de una pared y dijo: “La clase trabajadora, la clase media, líderes de sindicatos, oficiales electos, hemos venido a este parque a darle las gracias a nuestros hermanos y hermanas que están ocupando este parque”.

Mientras la gente congregada repetía sus palabras, creando un tipo de micrófono humano, Rodríguez continuó: “Yo estoy con mis hermanos y hermanas. Caminamos 11 millas, pero no es suficiente. Este movimiento va a estar aquí todo el invierno. Wall Street tiene que hacer un sacrificio”, agregó Rodríguez.

Los líderes, que incluyeron también al controlar John Liu y el asambleísta Guillermo Linares, dijeron que querían formular un llamado para más trabajos, mejoras en la educación y un impuesto a los millionarios.

“Los neoyorquinos han demostrado su apoyo al movimiento ‘Ocupa Wall Street'”, dijo un vocero para el Senador Espaillat. “Queremos que los más ricos paguen lo que les corresponde”.

Los manifestantes alzaban banderas americanas, puertorriqueñas, dominicanas y afiches que decían: “Los derechos laborales son derechos humanos” y “la desigualdad nos enferma”.

Entre ellos estaba una dominicana de 81 años llamada Altagracia Guzmán Vargas. “Yo pude caminar porque yo soy una vieja fuerte gracias a Dios. Estoy aquí porque todo está virado. Quiero que nos acepten, que no nos deporten, que nos den igualdad como quería Martin Luther King”, dijo la mujer.

“Yo sólo quisiera un trabajo”, expresó Francisco Almonte, de 31. El padre de tres hijos, residente de El Bronx, lleva seis meses desempleado. “Quiero que nos escuchen”, señaló.