Indocumentados en boca de los republicanos

WASHINGTON/AP – Ninguno de los aspirantes la candidatura presidencial republicana puede hacer alarde de pureza conservadora en cuanto a la inmigración ilegal. Rick Perry y Mit Romney deben enfrentar el tema ahora.

La inmigración ilegal ha surgido como un tema definitorio en el proceso del que saldrá el candidato republicano, cuando se preveía que éste se centraría en las dificultades económicas del país.

Quedó clara la persistencia del asunto con los enfrentamientos acalorados en torno a la inmigración ilegal que sostuvieron ambos rivales en el debate de esta semana y las exigencias de sus oponentes a favor de una valla a lo largo de la frontera.

La inmigración ilegal marca un quiebre entre Perry y Romney en su búsqueda del voto del electorado republicano en las primarias. El electorado republicano por lo general adopta una postura radical hacia las personas que están en el país sin permiso.

En cada presentación, Perry, gobernador de Texas, se ha visto obligado a defender su promulgación de una ley que permite la inscripción en colegios estatales a algunos inmigrantes sin documentos.

Por su parte, Romney tiene que responder ahora al hecho de que algunos jardineros que le han arreglado su casa habían ingresado al país en forma ilegal.

“Mitt, pierdes todo piso desde mi perspectiva porque contrataste ilegales para tu casa, y por un año lo sabías”, dijo Perry al ex gobernador de Massachusetts durante un debate en Las Vegas.

“Tu idea de venir aquí ante nosotros a decirnos que eres firme en la inmigración es el colmo de la hipocresía”.

Romney reviró: “Rick, no tengo conocimiento que yo haya contratado a una persona sin documentos en mi vida” y le pidió a su contrincante que mostrara los hechos.

La escena fue un preludio de lo que se prevé se escuchará sobre la inmigración en el bando republicano en las próximas semanas a medida que se acerca la votación inicial del partido en Iowa prevista para el 3 de enero.

Romney y Perry aparecen como los dos candidatos mejor posicionados para ganar la candidatura. También aparecen -con las reservas debidas- como los únicos republicanos con la capacidad financiera y organizativa necesaria para completar el proceso.

Aun así y con la expectativa de ganar impulso, los contrincantes de ambos aspirantes aprovechan ese aspecto del electorado republicano al que interesa sobre todas las cosas la seguridad de la frontera con México en lo que se refiere a la política de inmigración.

En los últimos días, la representante Michele Bachmann se comprometió a construir dos cercas paralelas a lo largo de las 3.220 kilómetros (2.000 millas) de frontera con México.

Herman Cain propuso la instalación de una cerca electrificada en la que mueran quienes intenten internarse de manera indebida en el país.

De alguna forma, la inmigración se ha convertido en el principal tema en disputa en los debates republicanos que se vuelven cada vez más acalorados, en particular en un bando lleno de contrincantes aun cuando los aspirantes tienen más aspectos en común.