Jets y Giants por triunfos en casa

NUEVA YORK/SERVICIOS NOTICIOSOS – Los Jets después de la gran remontada que consiguieron ante los Cowboys de Dallas la semana pasada y aliviados porque el mariscal de campo estelar Mark Sánchez no sufre ningún tipo de conmoción cerebral están listos para recibir hoy (1:00 p.m. – TV: CBS)e n su campo del MetLife Stadium.

Un partido que parecía tener poco para calentarlo ha comenzado a volverse personal luego de que Jason Hill, receptor de los Jacksonville Jaguars criticara a los New York Jets y en particular a Darrelle Revis.

“Creo que a veces la gente los hace más grandes de lo que son”, manifestó Hill al Florida Times-Union. “Hablé con Drew (Coleman), que jugó ahí. El dice que simplemente es el aura de Nueva York. Tienen mucho medios. Ese no es el periódico de Jacksonville, ese es el gran New York Times así que reciben mucha publicidad. Eso es lo que es. Es un juego que todos jugamos”, dijo.

“Revis ha estado jugado el mismo tiempo que yo. Este es un deporte lleno de buenos jugadores haciendo jugadas. El solo ha hecho más jugadas en televisión que nosotros aquí en Jacksonville”, arremetió contra Revis, a quien dijo que respetaban.

“Ojalá que él nos respete a nosotros porque vamos a entrar con intensidad al igual que ellos”, añadió.

Revis respondió con completa indiferencia.

“Ni siquiera sé quién es él. ¿Cómo se llama? No tengo idea. No sé quién es, lo que sea que dijo es solo eso. Cualquiera que sea su opinión de nosotros, lo podrá averiguar el domingo”, declaró al diaraio Star-Ledger, de Newark.

“No me importa lo que diga, no lo conozco. El no me conoce, no conoce a los Jets, así que aprenderá el domingo”, prometió, según el diario.

Como si ésto fuera poco, el entrenador de los Jets, Rex Ryan, apoyó a Revis.

“¿A quién engañan? (Revis) es el mejor de la liga. No está ni cerca. Hill, (Kassim) Osgood, todos ellos van a aprender… como lo hacen todas las semanas”, sentenció..

Sánchez declaró que está bien tras someterse a una prueba para detectar si sufrió una conmoción tras el partido disputado contra los Cowboys y que ganaron por 27-24.

Tras caer 28-14 en la primera jornada ante los Redskins de Washington, los Giants de Nueva York debutan en casa mañana lunes (8:30 p.m. – ESPN) recibiendo a los Rams de San Luis.

Los Giants están conscientes que necesitan la victoria para no comenzar la temporada con dos traspiés consecutivos.

Las victorias arrolladoras que consiguieron en la primera semana de competición de la NFL: los Lions de Detroit y los Bills de Buffalo los presenta para la segunda como los equipos que deben reivindicar su actual gran momento de juego ganador.

También se darán duelos interesantes en Nueva Orleans, donde los Saints reciben a unos Bears de Chicago crecidos con su juego y en Nashville, los Titans de Tennessee tendrán nada menos que la prueba de enfrentarse a los Ravens de Baltimore, que el pasado domingo humillaron nada menos que a los Steelers de Pittsburgh, los actuales campeones de la Conferencia Americana (AFC).

Los Lions y los Bills confirmaron que tienen unas ofensivas que saben como anotar puntos bajo la dirección de sus respectivos mariscales de campo Matthew Stafford y Ryan Fitzpatrick, mientras que este año sus defensas también han comenzado brillantes, especialmente la del equipo de Buffalo que dejó a los Chiefs de Kansas City con sólo un “touchdown” permitido.

Sus rivales este domingo serán los Chiefs para los Lions, que siguen en su campo del Ford Field, mientras que los Bills reciben en el Ralph Wilson Stadium a los Raiders de Oakland que en un partido nada atractivo para los aficionados ganaron por 23-20 a los Broncos de Denver, también de visitantes.

En otros partidos importantes de la jornada, los Colts de Indianápolis buscaran su primer triunfo sin Peyton Manning tras el desastre del duelo con los Texans de Houston que llegan al Sun Life Stadium de Miami para reivindicar que son un equipo ganador.

Los Patriots de Nueva Inglaterra y Redskins de Washington quieren seguir también por el camino del triunfo ante los Chargers de San Diego y los Cardinals de Arizona, respectivamente.