La diáspora es víctima del PLD

“Para salvarse unos tienen que sucumbir otros”, esta expresión popular se aplica a la desaparición física del profesor Juan Bosch, que enseñó moral, cívica y decencia al pueblo dominicano, en particular en los últimos años de su vida a los del Partido de la Liberación Dominicana.

Quizás sea esta la razón que nuestros abuelos aun al pasar de los años permanecen lúcidos y sienten que si su amigo estuviera vivo (don Juan) él mismo parara la respiración hasta morir, para no oler la podredumbre de su amado partido.

Cuando el profesor Bosch decide fundar el PLD, por su ejemplar conducta y compromiso con la sociedad dominicana, lejos estaba de imaginar que ese mismo pueblo sería inmisericorde y letalmente contaminado por los hombres y mujeres a quien él les confió el destino del partido, especialmente al que él señaló para que ocupara la Presidencia del país, el doctor Leonel Fernández, quien ha deshonrado su memoria haciendo de sus gobiernos la plaga mortal que ha matado la dignidad de los dominicanos dentro y fuera del país.

¿De qué vale que los dominicanos del exterior aporten el 6% del Producto Interno Bruto, como consecuencia de los más de 3.5 mil millones de dólares, que se envían anualmente desde el exterior a la Republica Dominicana, cuando no hay un sólo señalamiento para que los dominicanos de la diáspora sean beneficiados a la hora de llegar a su país y, tenga la más mínimas recompensas por esos aportes?

Cuando cada viernes a nuestro flamante presidente Fernández, se le ocurre subir la gasolina, que recibe a muy bajo costo y con el endeudamiento de nuestros tataranietos, también les están subiendo a los que viven en el exterior, los que envían cien dólares tienen que enviar ciento diez y por lo menos la diáspora no ha oído al candidato de su partido, Danilo Medina manifestarse en contra de esa medida.

No importa cuánto diga el candidato oficialista del PLD, que van hacer en bien de los dominicanos de allá y de aquí, que no hayan podido hacer en 12 años de gobierno, como señaló el alto dirigente del PRD Alfredo Pacheco, que el candidato presidencial del PLD, no sabe, ni conoce nada de la diáspora, el presidente Leonel Fernández, ha endeudado la nación dominicana en los últimos ocho años, más que desde el origen de la misma, debido a la insensibilidad de un presidente que sólo habla al costo económico del pueblo dominicano en los foros internacionales.

Los dominicanos estamos esperando el próximo 20 de mayo, para demostrar que “Llegó Papá y pa’ el Palacio va”.