Mantendrán tipo de interés

La Reserva Federal inicia otro programa monetario para estimular la economía

Washington – La Reserva Federal, que el mes pasado de forma insólita prometió que mantendrá hasta mediados de 2013 el tipo de interés de corto plazo en niveles bajos sin precedentes, anunció ayer un canje de 400.000 millones de dólares para conservarlo bajo a largo plazo.

Al término de su reunión de dos días, el Comité de Mercado Abierto, que dirige la política monetaria de Estados Unidos, indicó que hasta fin de junio de 2012 canjeará bonos del Tesoro con vencimiento en menos de tres años por bonos con vencimiento entre 6 y 13 años.

Los mercados, que ya esperaban esa medida no convencional, reaccionaron mal y en la media hora siguiente cayeron todos los índices de valores.

El comunicado emitido al término de la reunión señala que el crecimiento económico sigue siendo lento y continúa la debilidad del mercado laboral.

El Comité añadió que la tasa de desempleo sigue siendo alta, el gasto de los hogares ha crecido a un ritmo modesto, la inversión en estructuras no residenciales continúa siendo débil y el sector de la vivienda permanece deprimido. Por otra parte, la inversión empresarial en equipos y tecnología sigue creciendo, la inflación parece haberse moderado y las expectativas de inflación a largo plazo se mantienen estables, según la Reserva Federal.

En una decisión dividida -con siete miembros a favor y tres en contra-, el Comité confirmó que mantendrá “por lo menos hasta mediados de 2013” su política monetaria que, desde diciembre de 2008, mantiene en menos del 0,25% la tasa de interés de referencia.

El canje de bonos -que ya se probó a comienzos de la década de 1960 y se conoció con el nombre de “twist” (giro) por una danza popular entonces- permite que los inversionistas y los mercados tengan una expectativa de bajas tasas de interés a largo plazo.

El propósito es rebajar o mantener bajos los tipos que se pagan en los préstamos hipotecarios, o para la compra de vehículos automotores u otros bienes duraderos, con la esperanza de inducir a los consumidores a que gasten más y a las empresas a que aumenten sus inversiones.

En 1961, un programa similar redujo las tasas de interés de largo plazo en apenas un 0,15 de punto porcentual, y muchos economistas dudan de que el “twist” actual tenga un impacto sustancial teniendo en cuenta que el rendimiento en los bonos del Tesoro a 10 años ya está en niveles históricamente bajos. El comunicado indicó, asimismo, que la Reserva Federal, que durante la crisis financiera después de 2008 adquirió títulos hipotecarios de alto riesgo, reinvertirá el producto de la venta de esos títulos que vayan venciendo para adquirir más deuda hipotecaria.

Según ellos, la confianza de los consumidores y la innovación laboral deberían ser los motores de la economía de Estados Unidos, y no la política del banco central.