Michael Vick afectado por conmoción cerebral

Redacción/EFE – El mariscal estelar de los Eagles de Filadelfia, Michael Vick, no tuvo su mejor regreso a Atlanta para enfrentarse a su ex equipo de los Falcons, que la pasada noche ganaron por 35-31 el partido de la segunda semana de la NFL y le obligaron a retirarse del campo con una conmoción cerebral.

Vick sufrió un duro castigo por parte de la defensa de los Falcons y en un choque contra varios jugadores al final del tercer cuarto le obligó a abandonar el campo bajo los efectos de una conmoción cerebral.

Su condición física no hizo necesaria la hospitalización y al concluir el partido se unió con el resto de su compañeros para viajar de regreso a Filadelfia, donde si tendrá que someterse a los exámenes obligatorios que se requieren tras sufrir una conmoción cerebral.

Vick tendrá que superar esas pruebas obligatorias antes que pueda volver a entrenar con el equipo o disputar partidos.

El mariscal estelar de los Eagles lanzó un par de pases de “touchdowns” en el partido, pero le interceptaron un envío y perdió dos ovoides que iban a ser muy costosos para su equipo antes de verse obligado a abandonar el campo de juego.

Los Falcons aprovecharon los dos balones perdidos por Vick para conseguir sendos “touchdowns” que los mantuvieron en el partido hasta que en la recta final consiguieron completar la remontada.

Vick no pudo seguir en el partido al chocar con su propio liniero ofensivo Todd Herremans para dejar el puesto al tercer mariscal de campo del equipo Mike Kafka, que jugó su primer partido oficial desde que llegó a la NFL hace dos temporadas.