Nueva York: Un buen ejemplo

Siempre me acuerdo de Nueva York como el lugar a donde viajamos durante la “Caminata de la Libertad”, cargando la Virgencita de Guadalupe, para tener un mitin en aquel parque que tiene una vista muy bonita de la Estatua de la Libertad.

Esta semana, deseo extender mis felicitaciones al creador de la nueva ley en Nueva York que acabará con el proceso de guardar gente inocente en la cárcel de Rikers para luego entregarla a las autoridades migratorias. La práctica que actualmente existe en Nueva York empieza con “parar y revisar” por parte de la policía, política que fomenta la tendencia de “perfil racial” a los inmigrantes y latinos. Una vez atrapadas en el sistema de justicia criminal por razón de un encuentro en la calle o un simple intervención por policías de tránsito, a las personas indocumentados las llevan a Rikers Island. Cuando comparecen ante un juez y les conceden la libertad bajo fianza, las mantienen en la cárcel para que ICE (autoridades migratorias) se encargue de ellas. El resultado es que un padre o una madre que no ha cometido ningún crimen, de repente se separa de su familia y de la vida que a duras penas ha creado en Nueva York. En muchos casos, los niños, ciudadanos estadounidenses y menores de edad, se dejan sin padre o madre y tienen que defenderse solos.

El proyecto de ley presentado esta semana por la concejal Melissa Mark Viverito, que ya cuenta con el respaldo del alcalde Bloomberg, pretende terminar esta práctica en la cárcel de Rikers. Es muy importante que Nueva York esté tomando esta posición firme, siguiendo el ejemplo de Chicago, mientras que en estados como Alabama se aprueban leyes más duras en contra de los inmigrantes y sus familias. Quisiera felicitar también a mis compañeros en la organización “Make the Road New York” por el trabajo que han hecho a favor de este proyecto de ley. Nueva York se levanta de pie.

El congresista Gutiérrez estuvo en Nueva York la semana pasada y explicó la nueva política que él y la Campaña para los Niños y las Familias Americanas han convencido a la administración de Obama a que la adopte. Conforme con esta política nueva, jóvenes indocumentados y los padres y esposos/as de niños que son ciudadanos no serán deportados cuando el ICE los encuentre. El congresista anda explicando la política nueva en varios lugares en la nación, exigiendo a las organizaciones populares a que utilicen la política para defender los derechos de aquellas personas indocumentadas a que permanezcan en los Estados Unidos.

Por nuestra parte, aquí en México estamos trabajando para cambiar el gobierno en nuestras propias elecciones en julio de 2012, para que el gobierno mexicano presione a lEstados Unidos para que implemente un trato justo a nuestra gente, e inclusive para que cambie sus políticas económicas, de tal manera, que nadie sea forzado a ir a los Estados Unidos a buscar trabajo.

Finalmente, nuestra lucha tiene una dimensión espiritual. La Virgen de Guadalupe fortalece nuestra fe y nuestra resolución de sobrevivir, luchar y vivir con dignidad. ¡No nos moverán! ¡Si nos deportan, volveremos!