Perry se reúne con líderes hispanos

NUEVA YORK – El aspirante republicano para la presidencia, Rick Perry, asistió ayer una reunión informal con líderes latinos en el Alto Manhattan.

Perry, gobernador de Texas, llegó al restaurante mexicano Papasito en la Calle Dyckman en Inwood alrededor de las 4:30 p.m. Al final del evento eludió hablar con decenas de periodistas que se habían reunido en la entrada del lugar.

Sin embargo, después del encuentro, que duró aproximadamente 40 minutos, el organizador comunitario Fernando Mateo dijo: “Mandó un mensaje claro: él va a ayudar al progreso de los pequeños comerciantes”.

Mateo, un republicano, y el organizador del evento, dijo que no se trataba de que partido era el candidato – sino de que el candidato se acercara a la comunidad.

El Alto Manhattan es una área que sido históricamente demócrata y muchas de las personas que llegaron al evento se mostraron curiosos sobre la visita del político conservador.

“Yo estoy aquí por la misma razón que ustedes están aquí”, dijo el congresista demócrata Charlie Rangel al entrar al restaurante mexicano, “Para saber porqué está él aquí”.

El senador estatal Adriano Espaillat difundió un comunicado diciendo: “El gobernador Rick Perry, un extremista de la derecha … se ha mostrado como un antiinmigrante, antifamilias trabajadoras, antisindicatos, y antisentido común”. “Su supuesto ‘alcance a los Latinos’ es tan obviamente fabricado como vergonzosamente inauténtico”.

Donna Deming, una residente del área de 43 años, se acercó a Mateo mientras hablaba sobre la visita del candidato y le dijo: “Mucha gente aquí depende de Medicaid y de cupones de comida. Perry quiere quitar esos beneficios. ¿Cómo reconcilias estas dos cosas?”

Mateo no respondió.

El evento sirvió para recaudar fondos y Mateo dijo que el candidato pudo recolectar 50 mil dólares en su reunión con los al menos 50 líderes hispanos republicanos.

Mateo informó que su esposa, Stella Mateo, es accionista en el restaurante Papasito, en el 223 de la Calle Dyckman.