Perseverante el minero Peña

NUEVA YORK – Edison Peña, uno de los trabajadores rescatados de una mina en Chile, no interpretó esta vez canciones de Elvis Presley.

Aunque con una actitud más discreta, Peña está de regreso, para correr mañana en el maratón de Nueva York, después de un año en el que fue hospitalizado en Santiago por problemas psicológicos y supuestas adicciones al alcohol y las drogas.

Luego de pasar 69 días atrapado en el subsuelo con otros 32 mineros, Peña dice que el traumatismo de aquellos eventos ha golpeado ahora a los mineros. El primer aniversario del rescate se cumplió el 13 de octubre.

“No quería hablar de esto. Tuve la ayuda de una clínica especializada y un equipo de terapeutas ya me tiene en sus manos, estoy muy bien”, dijo Peña el jueves, durante una conferencia de prensa de la organización Road Runners New York, ante unos 40 reporteros.

Su actitud fue muy distinta a la observada en la conferencia de prensa del año pasado, cuando un Peña jovial fascinó a más de 100 periodistas y coronó sus declaraciones cantando “Return to Sender”, de Presley. Esta vez, rechazó una petición de cantar, y dijo que muchos de sus colegas no tienen empleo y sufren de insomnio y de “problemas psicológicos”.

“El impacto de estar atrapado en la mina lo sentimos después de que nos sacaron”, dijo.

Peña no ha recibido ayuda financiera de la compañía minera ni del gobierno chileno, pero sí de su esposa y de su familia, señaló. No ha firmado acuerdos para realizar libros o películas con su historia.

“El periodo más duro del año pasado fue el de la internación. Uno se da cuenta de que está dividido en dos, una persona normal y un gorila, y a ese gorila hay que tratar de controlarlo”, dijo Peña.

Peña, de 35 años, corría unos 10 kilómetros diarios en los túneles de la mina durante su tiempo atrapado.

El año pasado corrió, caminó y luego cruzó la meta cojeando por un problema en una rodilla. Peña dijo entonces que regresaría a la carrera con un mejor entrenamiento.

Decidió volver al maratón porque considera que correr es una “terapia”.

“Quería alentar a otros y mostrarles a ellos y a mí mismo que sí se puede”, reveló.

La directora del maratón de Nueva York, Mary Wittenberg, y la empresa organizadora, tuvieron comunicación con Peña después de febrero, cuando finalizó otro recorrido de 42 kilómetros en Tokio. El mes pasado, cuando supieron de los problemas emocionales del minero, hablaron con el consulado chileno en Nueva York y con el psicólogo de Peña en Santiago, para conocer su situación.

“Trabajamos mediante el consulado y quisimos cerciorarnos de que esto fuera lo mejor para Edison”, dijo Wittenberg. “Abrimos los brazos para darle la bienvenida de vuelta a Nueva York”.

Más de 45,000 corredores participarán mañana en el maratón de Nueva York.