Piden sacar armas de El Bronx

NUEVA YORK – Funcionarios electos y líderes comunitarios buscan reducir el nivel de violencia en vecindarios de El Bronx con la iniciativa “Paz en Nuestras Calles”.

El presidente del condado, Rubén Díaz Jr., y un nutrido grupo de voluntarios de la Asociación Bronx Clero, iniciaron ayer la campaña puerta por puerta en Soundview, una zona azotada por tiroteos y peleas entre pandillas.

Díaz informó que la estrategia, lanzada en septiembre de 2010, involucra a líderes religiosos, oficiales de la policía y activistas comunitarios. Los voluntarios animan a la comunidad a denunciar anónimamente a sospechosos que pudieran estar armados.

“Iniciamos un recorrido de 12 edificios en el área, visitando cada departamento y pidiendo a los inquilinos que llamen al 1-866-GUN-STOP si saben de algún vecino en posesión de armas ilegales”, dijo Díaz.

Los residentes de Soundview recibieron folletos informativos acerca del programa GUN STOP, que ofrece recompensas de $1,000 a ciudadanos que denuncien anónimamente.

El NYPD tiene diez años ejecutando el programa en las calles de la ciudad. En este tiempo, se han otorgado $1.6 millones en recompensas.

“Los denunciantes reciben un número de identificación. Sí la policía logra decomisar algún arma ilegal o hacer un arresto, el ciudadano reclama la recompensa en un banco Chase. La identidad jamás se revela”, comentó el presidente de El Bronx.

En junio, la Policía hizo un operativo GUN STOP en distintos vecindarios de El Bronx, incluyendo Soundview, en el que se recolectaron 354 armas , entre ellas una subametralladora Uzi y cuatro rifles AK-47.

Los residentes que entregaron voluntariamente las armas, recibieron tarjetas bancarias por valor de hasta $600.

El asambleísta Marcos Crespo dijo que gran parte de la comunidad desconoce el programa.

“Los residentes de El Bronx deben entender que la violencia no es un condición normal en nuestras calles. El silencio es el peor enemigo en esta lucha. Sólo la denuncia nos devolverá la paz”.

Eel dominicano Sergio Gómez, quien reside en Soundview hace 15 años, celebró el interés de las autoridades; sin embargo, pidió más operativos y arrestos.

“La Policía debe ir contra la gente que vende las armas. Ahí el problema más grave. Los muchachos compran las pistolas como si fueran chicles”.

Por su lado, Tania Cervantes, una estudiante de secundaria de 17 años, dijo que la comunidad joven de El Bronx necesita más programas sociales.

“Queremos hacer deporte y arte. No queremos que nos lancen a las calles. Necesitamos más instituciones que se interesen a nuestros problemas”.

La iniciativa “Paz en Nuestras Calles” también se aplicará en las High School del vecindario, para abordar a jóvenes que se integran a pandillas.

En julio, la pequeña Darlene Ureña de 5 años, sufrió una herida de bala en el abdomen luego de un tiroteo se iniciará cerca de su vivienda en Soundview. Los disparos fueron parte de una disputa entre pandillas.