Privilegio de hombres blancos en FDNY

A comienzos de mes el juez federal Nicholas Garaufis –el árbitro en el caso en contra del Departamento de Bomberos por prácticas de reclutamiento discriminatorias– dijo que designaría a un supervisor independiente para asegurar que la agencia finalmente ponga fin a una larga historia de favoritismo hacia personas de raza blanca.

Con toda razón, el juez tiene problemas confiando en una Departamento que por más de cuatro décadas ha evitado que personas de minorías se unan a sus filas. El resultado es un Departamento de Bomberos (FDNY) que no refleja la población de la ciudad a la que sirve: sólo 9% de sus uniformados son afroamericanos o latinos, en una ciudad en que la mitad de la población pertenece a minorías étnicas o raciales.

El supervisor será instalado en el FDNY por 10 años para vigilar prácticas de reclutamiento, auditar e investigar casos de posible incumplimiento, dijo el magistrado.

El juez Garaufis ya había dictaminado que el examen de admisión al Departamento discrimina en contra de minorías al incluir preguntas que no tienen nada que ver con las destrezas necesarias para ser bombero, y ordenó cambiarlo.

La necesidad de un supervisor viene porque, como el juez Garaufis señaló, la administración Bloomberg se ha resistido a recomendaciones para cambiar malas prácticas.

Los abogados de la ciudad argumentaron que la mitad de los 61,000 candidatos a bombero que tomarán el examen de entrada en enero, pertenecen a grupos minoritarios, y prometieron que apelarían la decisión de tener a un supervisor.

La reacción es incomprensible, dada la larga historia de malas prácticas en el FDNY. Y no tiene sentido, considerando el progreso que han registrado otras agencias.

Hacer del FDNY una agencia diversa sólo puede lograrse con un compromiso real a la equidad, el acceso y la movilidad laboral. El Departamento de Policías de la ciudad ha atravesado un proceso similar de diversificación y hoy la agencia luce como nuestra ciudad.

Pero si la Ciudad escoge retar los esfuerzos de la corte con seguridad, pasaremos más años luchando contra este “terco bastión de privilegio de hombres blancos”, como el juez Garaufis perfectamente describió al Departamento.

Una nueva audiencia para discutir posibles candidatos a supervisor ha sido anunciada para mañana. Esperamos ver a una Ciudad mucho más inclinada a colaborar en el esfuerzo por un Departamento de Bomberos más diverso.