Red Bulls: hora de trabajar

NUEVA YORK- Lo que se vislumbró como una temporada promisoria para los Red Bulls terminó como siempre: en fracaso, en decepción. Palabras drásticas, quizás, pero eso será mientras no se gane un campeonato.

Son 16 temporadas que la franquicia neoyorquina de la MLS -bajo el nombre de MetroStars (1996-2005) o Red Bulls (2006 hasta la fecha)- no sabe lo que es ganar un título.

Ni siquiera se han hecho acreedores al trofeo “Supporters’ Shield”, que la liga de fútbol de Estados Unidos otorga al equipo que acumule el mayor puntaje en la campaña regular.

El mayor logro del conjunto que representa a la ‘Gran Manzana’ es haber llegado a la final de la Copa MLS en el 2008, bajo la conducción del director técnico colombiano Juan Carlos Osorio, y con su compatriota Juan Pablo Angel como el grito de gol del equipo.

Además de Angel, grandes futbolistas del mundo han defendido la camiseta del equipo, como el italiano Roberto Donadoni, el alemán Lothar Matthäus, los colombianos Adolfo ‘El Tren’ Valencia y ‘El Pitufo’ Anthony de Avila , el francés Youri Djorkaeff y el hondureño Amado Guevara.

Desde mediados de la temporada 2010, el ariete galo Thierry Henry y defensor el mexicano Rafael Márquez se convirtieron en las ‘estrellas’ del conjunto que representa a Nueva York, aunque su sede está en el vecino estado de New Jersey.

Entre los futbolistas estadounidenses que defendieron al cuadro local destacan Tony Meola, Tab Ramos, Tim Howard, Alexi Lalas, Clint Mathis, Eddie Pope, Claudio Reyna. Jozy Altidore y Michael Bradley debutaron profesionalmente con la divisa.

Muchos de ellos llegaron a Nueva York en el ocaso de su carrera; varios dejaron el ‘Viejo Continente’ atraídos por la ciudad, a quemar los últimos cartuchos. Además, jugar en Nueva York -apodada la ‘Capital del Mundo’- es un buen negocio.

En la banca, el conjunto también ha tenido a figuras destacadas, como los extranjeros Carlos Queiroz, Carlos Alberto Parreira, Bora Milutinovic, Mo Johnston, y los técnicos nacionales Bob Bradley y Bruce Arena.

Lo irónico es que jugadores que se fueron de Nueva York triunfaron en otros clubes. Es el caso de Ricardo Clark, Brad Davis, Mike Magee, el verdugo de Red Bulls en la serie final con el Galaxy de Los Ángeles, al convertir dos tantos, uno en el Red Bull Arena, y el de la igualdad transitoria en Carson.

Con la ilusión de siempre comenzó la temporada 2011, porque se pensó que Rafa Márquez y Henry serían los líderes que guíen al equipo al título.

Se esperaba que los dos internacionales descuenten sus ingresos millonarios. Según la lista de salarios que la liga hizo público el primero de mayo pasado, Henry tiene un salario anual garantizado de 5,600,000.04 dólares; Márquez se embolsó nada más que la friolera de 4,600,000 dólares.

A los dos se les unió últimamente el veterano arquero alemán Frank Rost; se desconoce su salario, pero como llegó con la etiqueta de ‘jugador franquicia’ es seguro que también gana bastante.

El conjunto de Red Bulls terminó quinto en la Conferencia del Este, con 46 puntos, producto de 10 victorias, 16 empates (la mayor cifra en la liga este año) y ocho derrotas.

El equipo ‘energético’ entró a la postemporada con el último suspiro, como el último comodín, y aunque avanzó con su triunfo sobre el Dallas FC por 1-0 en el partido de ‘wild card’, luego le tocó bailar con el mejor equipo de la liga, el Galaxy. Tras perder en casa por la mínima diferencia ante Los Ángeles, la derrota 2-1 en Carson la noche del jueves (madrugada del viernes en Nueva York, por la diferencia horaria) sentenció su pasaje a vacaciones.

El defensor mexicano, que se consagró con el Barcelona de España y con la selección de su país, no ha sido el mejor ejemplo precisamente para los jóvenes valores.

Por la expulsión el domingo pasado, cuando finalizó el partido de ida de la semifinal de conferencia en la derrota 1-0 ante el Galaxy, no pudo jugar en el Home Depot Center.

Y lo peor es que la liga endureció la sanción contra el azteca, al suspenderle por tres fechas, por comenzar la gresca, intentar cabecear al jugador galáctico Adam Cristman y luego fingir que fue agaredido en el rostro.

La Comisión Disciplinaria de la MLS añadió dos fechas más, a la suspensión de un partido original a Márquez, al considerar que la actitud del mexicano “fue violenta y agresiva”, lo que afecta la reputación de la liga.

Así que Márquez estará de vacaciones las dos primeras jornadas de la próxima temporada.

La verdad es que Márquez este año le resultó costoso a los Red Bulls, al no participar en muchos partidos del equipo al ser convocado por la selección mexicana para la Copa Oro y amistosos en las llamadas ‘fecha FIFA’, y también por las lesiones.

Además, Márquez hizo un viaje relámpago a Guadalajara, donde participó en la inauguración de los Juegos Panamericanos, un día antes del partido que los Red Bulls perdieron 2-0 ante el Sporting Kansas City, en la sede del conjunto que terminó de líder de la Conferencia del Este.

Es hora de que los propietarios y directivos del equipo hagan un examen minucioso de lo que ha fallado, se dejen de experimentos, y elaboren un plan que conduzca al éxito.

Los aficionados están ávidos de títulos. Así que es hora de trabajar.

nube.urgiles@eldiariony.com