Rita Moreno: ‘Nací con energía entusiasmo y optimismo’

Ver video en: http://www.youtube.com/watch?v=Qy6wo2wpT2k&feature=related

Nueva York – A sus 79 años la estrella puertorriqueña Rita Moreno está y se siente “mejor que nunca”.

“Lo tengo todo, nada me falta, tengo mi hija, mis nietos. Estoy trabajando, tengo una obra de teatro que ha tenido mucho éxito y un programa de televisión. Soy feliz”, dice Moreno, una de las 8 personas y la única latina que ha ganado un Emmy, un Oscar, un Grammy y un Tony.

La boricua nacida en Humacao, Puerto Rico y que obtuvo su primer papel a los 13 años en Broadway, reconoce que su participación e “West Side Story”, -la película de 1961 en donde interpretó el papel de Anita-, tuvo un efecto y repercusiones que marcaron su carrera y su vida.

“Con lo que me identifico con el personaje de Anita es su perseverancia”, dice y es que “así soy yo”.

Moreno señala que cuando obtuvo el papel en el filme no se imaginó la importancia de lo que estaban haciendo, “era la primer producción grande en donde había un grupo de puertorriqueños que estaban contando su experiencia”, dice.

Recuerda que cuando se estrenó la película, la respuesta fue mayormente positiva. Con el personaje de Anita saltó a la fama y ganó el Oscar a la mejor actriz de reparto ese año, siendo la primera hispana en ser nominada y en recibirlo.

El 18 de octubre pasado se cumplió medio siglo del estreno de la película y Moreno, afirma que en retrospectiva su triunfo, “ayudó a abrirle las puertas a otros latinos, en una época en que no había hispanos”, en el mundo del entretenimiento.

Hoy a sus casi 80 años, -los cumplirá en el próximo mes de diciembre- está más activa y llena de proyectos. Actualmente presenta la obra “Life Without Makeup” (Vida sin maquillaje), en el Berkeley Repertory Theatre, en Berkeley, California, donde vive. En la obra escrita por Tony Taccone, con coreografía de Lee Martino, y dirigida por David Galligan. Moreno canta y baila seis días a la semana y se estará presentando hasta mediados de este mes.

“Me gustaría que vinieran a verme más latinos”, dice. “No se pero hay muy pocos latinos que vienen al teatro, creo que es algo cultural. También me presento en cabaret y para los latinos cabaret es ir a bailar”, continúa y sigue diciendo que le encantaría venir a presentarse con su obra a la Gran Manzana.

“Aunque por el momento no puedo”, ya que por si fuera poco, la ganadora del Oscar también participa en el programa de televisión “Happily Divorced”, en el que hace el papel de la madre judía neoyorquina de Fran Drescher, conocida por su interpretación de la niñera en la serie “The Nanny”.

“Así que no puedo ir a Nueva York por lo pronto, ya que una vez que termine la obra de teatro, sigo con la nueva temporada del programa de televisión”, menciona.

Volviendo a su participación en West Side Story, señala que las opiniones de que la película mostraba puertorriqueños estereotipados, dice no estar de acuerdo: “si los hubo no los recuerdo, yo me acuerdo que todo mundo nos apoyó”.

“Lo que sí recuerdo y a mi me molestó es que nos pusieran el maquillaje del mismo color, a mi no me pareció que nos maquillaran a todos de un color más oscuro para darnos uniformidad, pero eso fue todo”.

También señala que las coreografías de Jeromme Robins “eran difíciles y hubo muchos lesionados”.

Pero sobre todo quiere dejar claro que no es cierto que ella no cantara y que la hubieran doblado, “solamente me doblaron en la canción ‘A boy like That’. La mujer que lo hizo ahora anda diciendo que cantó en todas las canciones pero no es cierto, solamente fue en una en ‘A boy like That’”, afirma de manera categórica.

Por lo que resta del año la actriz indica que seguirá trabajando y que si tiene unos días libres se irá de vacaciones con su familia “probablemente a Hawaii”, dice.

“Ese es mi DNA, yo nací así, con energía entusiasmo, optimismo”, concluye.