Un invierno no tan caro

Mantener su sistema de calefacción en el hogar le ayuda a ahorrar dinero

Los Angeles – Ya las temperaturas han comenzado a cambiar. El frío se aproxima y no sólo requerirá de un buen abrigo sino también del sistema de calefacción en su vivienda.

Con las altas temperaturas del verano casi nadie se preocupa por el frío. La ventaja es que con tranquilidad puede asegurarse que todo funcione bien con su sistema de calefacción y que el frío no lo sorprenda.

Los sistemas de calefacción requieren de mantenimiento no sólo para mejorar su uso, sino también para evitar pagar altas sumas en el consumo de luz o gas.

Raúl Zavala, encargado de mantenimiento de un complejo de apartamentos, dice que es importante saber la última fecha en que se le dio servicio a su sistema de calefacción, sobre todo si usted alquila una propiedad.

Sistema eléctrico vs. gas

“Un sistema de calefacción eléctrico no requiere de tanto cuidado como el de gas”, explica. “Al [sistema] eléctrico hay que darle mantenimiento por lo menos cada dos años y sólo para limpiarlo del cúmulo de polvo. Pero el de gas requiere más trabajo”.

Zavala dice que en el caso de los que alquilan una propiedad se desentienden un poco de atender ese servicio de manera personal, porque sólo deben pedir a su inquilino que se encargue de la revisión. Si no sabe cuándo se realizó, la recomendación es solicitar la última fecha en que se hizo mantenimiento.

“En muchas propiedades a veces se olvidan de dar ese servicio de mantenimiento y no lo hacen hasta que hay un problema”, dice. “Cuando hay un cambio de inquilino se debería de hacer una supervisión total de la propiedad antes de volverla a rentarla. Pero por lo regular no se realiza; los cambios son solo en exteriores”.

Proteger seguridad

Con el paso de los años y el constante uso del sistema de calefacción, las leyes de instalación de sistemas de calefacción han incorporado criterios ecológicos y se han incrementado para proteger su seguridad.

Aunque para muchos podría resultar ilógico, hay familias que en su intento por mantener su casa aclimatada y no contar con un sistema de calefacción, utilizan asadores de carbón o estufas de gas, lo cual es un fatídico error, porque ambos despiden dióxido de carbono y su exhalación en lugares cerrados provoca asfixia.

Existen diversos sistemas de calefacción tales como: calefacción geométrica, eléctrica, de gas, solar y radiadores, además de los que no están propiamente instalados, como son una gran opción de $eléctricos.

Ahorro caluroso

Con la llegada del invierno los precios en el consumo del gas y de la luz se elevan en su recibo mensual. Lo puede percibir de inmediato.

La única manera de ahorrar es tener un sistema limpio de polvo y otros residuos que impidan su paso, utilizarlo en los horarios recomendados y compensar su uso con ciertas precauciones que debe tener en cuenta en el hogar con otros aparatos electrodomésticos.

Muchas compañías de energía ofrecen recomendaciones básicas para el uso de ciertos aparatos eléctricos que le generan mayor consumo de energía.

Por ejemplo, mantener enchufados la mayoría de los aparatos eléctricos.

“Los aparatos que permanecen enchufados [lavadora, secadora, licuadora, cafetera] siguen consumiendo electricidad aun cuando están apagados”, específica una de las recomendaciones. “¡Desenchúfelos!”.

Una de las recomendaciones que varios expertos realizan, además del mantenimiento frecuente en los sistemas de calefacción, es cambiarle la temperatura dependiendo de la hora.

Por ejemplo durante el día disminuir la temperatura y cambiarla durante la tarde-noche, que es cuando se carga menor tarifa.

Además de abrir cortinas durante el día, para que la luz solar le proporcione calor.